Conafor pide atender tala clandestina en Hidalgo

Ignacio González Hernández, gerente de integración de cadenas productivas de la Conafor, indicó que este problema disminuye los volúmenes aprovechables de los productores.
Ignacio González Hernández.
Ignacio González Hernández. (Arturo González)

Pachuca

Ignacio González Hernández, gerente de integración de cadenas productivas de la Comisión Nacional Forestal (Conafor) urgió a la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) atender la tala clandestina.

Indicó que este problema disminuye los volúmenes aprovechables de los productores.

“Es una cuestión legal con el que tienen que luchar muchas veces en sus propias comunidades”, dijo.

En entrevista tras el Congreso de Innovación Forestal, subrayó que la Profepa es la encargada de atender el tema de manera legal.

González Hernández descartó que en Hidalgo existan grupos delincuenciales dedicados a la tala clandestina como ocurre en otras entidades del país.

“En Hidalgo el aprovechamiento es más o menos ordenados y no hay grandes problemas de tala ilegal”, dijo.

Interrogado sobre qué tanto les pega la tala clandestina a los productores forestales, respondió el que roba madera la vende más barata que el productor forestal.

“Por ejemplo en el estado casi todos los productores son también industrializadores, entonces un ejido no va a estar comprando madera robada para industrializarla en su ejido, ellos industrializan lo que tienen”, aseveró.

En cuanto al Congreso de Innovación Forestal que se desarrolla en Hidalgo, señaló que el objetivo es que los productores forestales conozcan los métodos para un mejor aprovechamiento, además de comercialización.

“La idea es apoyarlos, hay especialistas en producción, sistemas de aprovechamiento, transformación y comercialización”, refirió.

Agregó que además de ofrecerles conocimiento a los productores también se les oferta maquinaria y analizar los proyectos que tienen en sus regiones.

Admitió que no existe una comercialización de madera profunda, “el asunto es que la puedan vender a buenos precios”.