México busca rescatar su sector forestal

Contribuye modestamente al PIB, pero su potencial es enorme y sostiene a casi 11 millones de mexicanos de forma diretca o indirecta, señala el titular de la Conafor
Una realidad inobjetable es que ninguna zona natural se preserva contra la voluntad de los dueños.
La política forestal mexicana reconoce la contribución del sector forestal en los ámbitos ambiental, económico y social. (Milenio)

Guadalajara

México "desarrolla actualmente una política forestal encaminada a promover el aprovechamiento sustentable de los recursos forestales y reactivar la economía del sector, a fin de mejorar la calidad de vida de los habitantes de las zonas forestales", y que ese sector tenga un papel más importante en las cuentas nacionales, dado que pese a su enorme potencial, su contribución al producto interno bruto no es ni siquiera de medio punto porcentual.

México tiene 138 millones de hectáreas de diferentes tipos de vegetación y once millones de personas que viven de este sector, dijo en su participación en la sesión de  27 de la Comisión Forestal para América del Norte (COFAN) que se lleva a cabo en Madison, Wisconsin, Estados Unidos, el titular de la Comisión Nacional Forestal, Jorge Rescala Pérez.

 

En su informe presentado ante los comisionados de Canadá, Estados Unidos y de la FAO, Rescala Pérez expresó que se instrumenta una estrategia para incrementar la producción y productividad forestal, que tiene como principal indicador lograr una producción anual maderable de 11 millones de metros cúbicos a partir del año 2018, según un comunicado difundido esta mañana por la propia Conafor.

"Estimó que 9 millones de metros cúbicos se producirán a partir de bosques y selvas naturales y 2 millones de plantaciones comerciales. Para esto el Programa Nacional Forestal (Pronafor) otorga recursos a los dueños de los terrenos forestales para elaborar los estudios técnicos que permiten incorporar terrenos al aprovechamiento forestal. También se refirió al tema de la restauración forestal al proyectar una meta de un millón de hectáreas durante el periodo 2013 a 2018, con reforestación que realizan los dueños de terrenos con degradación o en donde deciden cambiar las actividades agropecuarias para regresar al uso forestal", añade el texto.

La Conafor apoya la vinculación de mercados e industria forestal y a través de la certificación del buen manejo se fomenta el consumo responsable de productos forestales, “estimamos que en 2018 se tendrán 2.5 millones de hectáreas certificadas”. 45 por ciento de los terrenos forestales del territorio mexicano, es decir cerca de 62.6 millones de hectáreas, pertenece a ejidos y comunidades, que es un tipo de propiedad privada-colectiva y en donde la toma de decisiones se realiza en asambleas. Con base en la zonificación forestal se identifican 15 millones de hectáreas arboladas con potencial comercial para la explotación maderable y de las cuales actualmente se tienen bajo aprovechamiento autorizado de 7.5 millones de hectáreas, añadió.

A partir del 13 de junio de este año, Rescala Pérez asume la presidencia de la Comisión Forestal para América del Norte (COFAN), que abarca hasta el 2015. Será el primer funcionario mexicano que presidirá este organismo internacional, razón por la cual ya se integró un grupo de trabajo en la Comisión para la Instalación de Lineamientos de Participación, concluye el comunicado.

 

Entre las atribuciones de la COFAN están:

 

•             Elaborar políticas a nivel regional y coordinar su aplicación

•             Facilitar las actividades bilaterales

•             Intercambiar información

•             Asesorar en cuestiones de prácticas y acciones técnicas, generalmente a través de órganos subsidiarios.

 

En su informe se refirió, además,  a la actualización del Inventario Nacional Forestal y de Suelos. Para ello, se elaboran 32 inventarios estatales, alineados todos en la misma metodología y cartografía. Este año se concluyeron 16 inventarios estatales y en 2015 se contará con los 32 ya publicados, con lo que se tendrá mejores instrumentos de monitoreo de los recursos forestales.

 

Para contribuir con mayor eficiencia y eficacia a las acciones de mitigación y adaptación de los efectos del cambio climático, dijo que se avanza en la definición de una Estrategia Nacional REDD, que se estima concretar durante el próximo año y que incluye un Sistema de Monitoreo, Reporte y Verificación, que es clave para cuantificar los avances.

 

Concluyó al sostener que la política forestal mexicana reconoce la contribución del sector forestal en los ámbitos ambiental, económico y social.

 

“Como principal acción para reactivar la economía del sector, se incrementa la producción forestal, en un marco de manejo sustentable que garantice la generación de servicios ambientales y la protección de la biodiversidad. Con el aprovechamiento sustentable, la participación de los dueños de los recursos, la protección y la restauración forestal, México contribuye a las estrategias de mitigación y adaptación a los efectos del cambio”.