Coahuila vigila frontera tras caso de ébola en Texas

El subsecretario de Comunicaciones y Transportes en el Estado, indicó que siguen una instrucción de la Secretaría de Salud que los mantendrá atentos en caminos y rutas.
En Torreón se instalaron módulos de información y detección de la enfermedad en la central camionera y aeropuerto.
En Torreón se instalaron módulos de información y detección de la enfermedad en la central camionera y aeropuerto. (Miguel Ángel González)

Torreón, Coahuila

A causa del registro de casos de ébola en el vecino estado de Texas, Rodolfo Navarro Herrada, subsecretario de Comunicaciones y Transportes en Coahuila, aseguró que se está siguiendo la instrucción de la Secretaría de Salud de implementar vigilancia en caminos y rutas.

"Hay una instrucción para estar atentos y vigilantes. Fuimos convocados a sumarnos al esfuerzo que encabeza la Secretaría de Salud, es un tema que preocupa y las autoridades de salud están haciendo lo necesario", expuso.

Comentó que estarán atentos a las indicaciones que se brinden por parte del sector salud para sumarse.

Se confirmó el primer caso en Estados Unidos, un hombre que llegó a Texas procedente de Liberia.

En Torreón se instalaron módulos de información y detección de la enfermedad del ébola en la central camionera y aeropuerto, en el horario en el que más afluencia de viajeros internacionales se recibe, de acuerdo con la Jurisdicción sanitaria número seis.

Se trata de filtros carácter informativo, para dar las orientaciones sobre la enfermedad.

El gobernador de Coahuila aseguró que se redoblará vigilancia sanitaria en su frontera, tras el registro del primer caso del virus del ébola en Estados Unidos.

Dijo que ya se reunió con el Secretario de Salud en la entidad y determinaron redoblar la vigilancia que se tiene en frontera norte.

El mandatario manifestó que no quiere alarmar a la población, sino que se actuará en forma preventiva estableciendo una alerta, para no desestimar la problemática y descartar riesgos.

En días pasados, se confirmó el primer caso en Estados Unidos, un hombre que llegó a Texas procedente de Liberia y que es además el primero en ser diagnosticado fuera de África.