Comienza desbandada en el Congreso

Se abre la puerta para que llegue al Congreso el ex director de Iprovipe, Jorge Sánchez, quien fue detenido y luego liberado por presunto desvío de 50 mdp.

Guadalajara

Comenzó la “desbandada” de diputados locales que migrarán a otros cargos de elección popular, luego que ayer el Pleno recibió formalmente las solicitudes de licencia para separarse del cargo de cuatro legisladores de Movimiento Ciudadano y tres del Partido Acción Nacional.


Lo anterior abre la puerta para que llegue al Poder Legislativo el ex director de la desaparecida Inmobiliaria y Promotora de Vivienda Popular del Estado (Iprovipe), Jorge Sánchez Martínez, quien en la actual Administración estatal fue detenido por el presunto desvío de 50 millones de pesos, pero ese mismo día fue dejado en libertad.


Sánchez Martínez ocupa el octavo lugar en la lista de representación proporcional del PAN, por lo que tiene derecho a ocupar el espacio. Esto, porque entre las peticiones de licencia está la de la diputada federal electa Mariana Arámbula, quien también llegó por la vía plurinominal.


Se prevé que los nuevos diputados se incorporen al Congreso del Estado este jueves.


Además, en la sesión de Pleno se tomó protesta a quien ocupa el lugar siete en esa lista, Dulce Milagros Villaseñor López, quien ingresó en lugar de Hernán Cortés Berumen, también diputado federal electo, pero su licencia ya había sido aprobada hace varias semanas.


Por el partido Movimiento Ciudadano, solicitaron licencia, para incorporarse a la nueva Cámara de Diputados, Clemente Castañeda Hoeflich, Verónica Delgadillo García, Salvador Zamora Zamora y Víctor Sánchez Orozco; este último llegó por el PAN, por lo que será su suplente quien tenga derecho a asumir el cargo.


Del PAN, además de Mariana Arámbula pidieron licencia los diputados Elías Íñiguez Mejía, quien es diputado federal electo, y Juan José Cuevas, quien será regidor en la próxima Administración municipal de Puerto Vallarta.


Los diputados de MC deberán definir qué sucederá con los cheques de su salario de dos meses y medio, ya que no quisieron cobrarlos porque estaban en campaña. La Comisión de Administración acordó que deben emitirse y los legisladores decidir si los reciben.