Saldo blanco, previo al Clásico Tapatío

Los asistentes deben atravesar filtros de seguridad instalados en la zona. Aficionados se preparan degustando alimentos alrededor del estadio

Guadalajara

Aunque en los últimos días hubo dimes y diretes a través  de redes sociales, incluso algunos intimidantes entre ambas aficiones, previo al Clásico Tapatío reina la tranquilidad a las afueras y dentro del Estadio Omnilife.

El importante operativo de seguridad ha impedido que ambas barras choquen, pues la rojiblanca ingresó por la parte sur y la rojiblanca por la norte. La llegada de los autobuses de los dos equipos también se dio sin ningún problema.

Todos los aficionados tuvieron que pasar tres filtros de seguridad: el primero, en el ingreso a las inmediaciones del Omnilife donde policías de Zapopan revisaban los vehículos y autobuses.

Varios metros de distancia a la explanada, se encontraba el segundo filtro donde los aficionados eran despojados de artículos prohibidos y, por el último, previo a los torniquetes de ingreso, los aficionados libraron el último punto de revisión que ya contaba con detector de metales.

Se espera una gran entrada esta tarde en el Omnilife, toda vez que se agotaron las localidades de la parte alta del estadio. La cabecera norte está poblada de rojinegros, mientras que un sector de la sur alberga a los barristas locales.

Previo al silbatazo inicial, una avioneta que transportaba una manta con la leyende ‘GDL es de Atlas’ sobrevoló los alrededores del recinto rojiblanco.