Colonias con nombres de políticos están en el olvido

En la Eduardo Olmos de Torreón existe una calle con el nombre del alcalde Miguel Riquelme, la cual como el resto de las vialidades carece de pavimentación.
Calle con el nombre del actual alcalde en la colonia del ex presidente municipal, Eduardo Olmos.
Calle con el nombre del actual alcalde en la colonia del ex presidente municipal, Eduardo Olmos. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

Un recorrido realizado por tres colonias con nombre de políticos en Torreón, evidenció que existen diversas carencias en cuanto a servicios públicos, principalmente la nombrada como el ex alcalde Eduardo Olmos.

Creado hace más de seis años, según recuerda algunos de sus pobladores, en un principio fue prometida como una serie de terrenos que les regalarían a quienes hoy construyeron jacales y casas de madera.

Las carencias del sitio son diversas y latentes, pues al no estar debidamente regularizada su escrituración puede notarse que no hay servicio de agua y luz, mucho menos una red de drenaje.

Otra de las colonias que tiene carencia es la Luis Echeverría Álvarez, donde el graffiti ha invadido parte de las viviendas e incluso una cancha resiente el deterioro.

Debido a la ausencia de esos tres puntos los vecinos han tenido que ver manera de ingeniárselas para subsistir. En el caso de la falta de electricidad se han colgado del servicio que existe en fraccionamientos vecinos como Ex Hacienda La Perla, a donde también acuden para adquirir agua para diversas tareas domésticas.

Sin embargo eso les ha costado caro, pues los pobladores han visto que sus electrodomésticos han sufrido descomposturas por la variación de voltaje que existe.

"Ahorita se nos descompuso el refrigerador y lo que resta es venderlo 'al kilo' para sacarle algo. Lo bueno es que no es tiempo de calor", expresó Filiberto Gámez Cháirez, quien habita la zona con sus cuatro hijos pequeños y su esposa.

Recordó que el sector fue formado cuando una lideresa partidista le ofreció a varias personas terrenos ahí y desde entonces se quedaron. Las autoridades municipales acudieron recientemente, pero no han visto nada concreto en cuanto a la regularización de los terrenos.

"Queremos que nos echen la mano los políticos, no nos olviden y no nada más vengan a prometer", expresó.

Algunos de los vecinos consiguieron un tanque de agua, sin embargo admitieron que no ha existido la coordinación adecuada para que funcione como un contenedor general para la colonia.

Cabe destacar que en la colonia existe también una calle con el nombre del alcalde Miguel Riquelme, la cual como el resto de las vialidades carece de pavimentación y para que los visitantes la distingan fue montada una nomenclatura improvisada con un pedazo de madera.

Algo que no escapa a la vista de quien visita el sector habitacional es la cantidad de basura que existe a sus alrededores y donde incluso hay quienes le prenden fuego.

Los moradores del sector mencionaron que existen más de 300 terrenos en la zona, sin embargo poco más de un centenar son utilizados para vivir.

A pesar de eso, las colonias con nombre de alcaldes corresponden a las únicas que sufren por el abandono debido a que las denominadas como ex presidentes de la república también tienen varios problemas en cuanto a servicios públicos.

Una de ellas corresponde a la Miguel de la Madrid, al oriente de la ciudad, donde los baches en algunas calles están presentes al igual que las fallas en las luminarias.

En la colonia Eduardo Olmos al no estar debidamente regularizada su escrituración puede notarse que no hay servicio de agua y luz, mucho menos una red de drenaje.

En este último aspecto puede apreciarse que las lámparas están encendidas durante el día y también los montones de basura no escapan a la vista, principalmente en la colindancia que hay con el bulevar Juan Pablo II.

Otra de las colonias que tiene carencia es la Luis Echeverría Álvarez, donde el graffiti ha invadido parte de las viviendas e incluso una cancha resiente el deterioro.

En el último caso puede apreciarse que las jardineras están vandalizadas y los bebederos están inservibles.

También existen en la intercepción de algunas vialidades postería de luminarias y de electricidad arrumbada, así como tiradero de escombros.