Un aniversario sin orejas

Joselito trató de sacarle buenos pases a su primer toro, pero le fue difícil, Adame y Saldívar en una noche complicada se fueron sin trofeos.
Mónica Serrano no tuvo una buena noche.
Mónica Serrano no tuvo una buena noche. (Aldo Cháirez)

Torreón, Coahuila

Noche sin orejas fue la que se vivió este viernes en el Coliseo Centenario de Torreón durante la corrida de aniversario.

Los tres alternantes: Joselito Adame, Arturo Saldívar y la rejoneadora Mónica Serrano se fueron en blanco y sin trofeos.

El Coliseo Centenario prepara una segunda fecha para festejar su aniversario, esta podría ser en los primeros días de marzo o bien hasta el mes de abril.

Partió plaza Mónica Serrano, lidiando a “Aniversario”, toro negro bragado de Fernando de la Mora, al cual le aplicó bien par de rejones de castigo. La primera banderilla con un quiebre espectacular, la tercera sobresaliente entregando el pecho del caballo.

Acto seguido, ingresaron los Forcados de Mazatlán, realizando una gran pega. Regresó Serrano a bordo de otro gran caballo a tratar de aplicar el rejón de muerte, desafortunadamente pinchó en par de ocasiones y al borde del aviso, fue un sobresaliente el que descabelló dando muerte al astado que tuvo chispazos de casta. Rechifla.

Tocó el turno al hidrocálido y favorito de la afición, Joselito Adame, quien lidió a 'Andaluz', ejemplar de Boquilla del Carmen de 50 kilos. Salió al ruedo con un elegante traje Tabaco y Oro.

Con capote realizó cuatro lances y una media. Inició con muleta algo accidentado, el astado lo desarmó. Toro con pocos pases y poco recorrido, logró sacarle lo que tenía, por lo que se tiró a matar, haciéndolo de gran manera, algo desprendida. Palmas.

Arturo Saldívar, poca suerte tuvo desde el sorteo con “Algodonero” de 490 kilos. Toro agarrado al piso, sin recorrido, al cual intentó de izquierda y derecha, sin resultados positivos, por lo que decidió matar, pinchando en una ocasión.

La rejoneadora trató de reivindicarse en su segundo de la noche, “Todo por Nada” de 495 kilos, al cual banderilló mal y los rejones de castigo corrieron la misma suerte, tras dos avisos y tres pinchazos con el rejón de muerte, se fue entre abucheos.

Lo emotivo de la noche vino con el segundo de Joselito Adame, “Lechero” al cual le dio una tanda en todo lo alto, naturales, pases lentos y aterciopelados, poniendo al tendido de pie y justo cuando más emotiva estaba la faena, decidió matar, haciéndolo con una estocada trasera.

Joselito trató de sacarle buenos pases a su primer toro, pero le fue difícil. Adame y Saldivar en una noche complicada se fueron sin trofeos.

El toro no caía, recurrió al descabello en par de ocasiones, finalmente el astado cayó por su cuenta listo para el puntillero, fue poca la petición de oreja, por lo que se fue en blanco, pero ovacionado.

Cerró Saldívar con “Lagunero”, con el cual se vio voluntarioso, toreando por derecha, pero emotivamente, levantando ovación del tendido, muy variada estuvo su faena, pero erró con el acero, recurriendo al descabello, por lo que sólo se llevó palmas