Colapsa zona comercial de Chapultepec

Negocios bajan sus cortinas y los sobrevivientes reportan pérdidas de hasta 70 por ciento en sus ventas tras inicio de las obras de modernización urbana en la avenida.

Guadalajara

El 70 por ciento de afectación en las ventas, eso es cuando menos, hay algunos negocios que tienen cerrado provisionalmente y ahí hablamos de un quebranto de 100 por ciento”, advirtió Juan José Tamayo Dávalos, presidente de la Cámara de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), del Estado de Jalisco.

 Tras el arranque de las obras de modernización urbana en la zona comercial de Chapultepec, alrededor de 350 empresas han reportado afectaciones y están en riesgo tres mil 500 plazas de trabajo.

“Porque no sólo es la zona de Chapultepec, es el cuadrante, que incluye a Marsella y Progreso donde hay más de 350 restaurantes de todo tipo, desde micro, pequeños y medianos”, explicó el representante de los empresarios restauranteros.

De acuerdo a la Canirac, los daños se derivan de la ausente agilidad en las obras por la poca coordinación entre los diferentes organismos de gobierno y las empresas privadas como: “Teléfonos de México, la gente de cable, el SIAPA – Sistema Intermunicipal para los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado–, y muchos otros, creo que ahí es eso lo que ha venido dilatando las obras”.

Tamayo Dávalos dijo que el compromiso en tiempo no se cumplió, “ya estamos bastante desfasados y con una afectación importante”, advirtió que esto no implica que desconozcan el beneficio de la obra pública para el sector, al término de la misma, sin embargo, “ahorita, por lo pronto, ya tenemos problemas de rentas, de nóminas y de todos los gastos operativos”, derivados de la insolvencia por el descenso de las transacciones comerciales en los negocios.

En cifras de la cámara, estas obras han impactado igualmente a los bares ubicados en esta circunscripción, “a quienes no les ha pegado menos”.

El mayor impacto se percibe entre semana, cuando el flujo de visitantes disminuye hasta un 80 por ciento; los viernes y sábados puede apreciarse una recuperación con negocios llenos a su máxima capacidad, sin embargo, sumado a esta problemática de remodelación urbana, muchos de los concurrentes a la zona no representan una garantía de consumo.  

“Los jóvenes que van los fines de semana a recrearse en Chapultepec no es su principal atractivo los restaurantes ni los bares porque ellos compran sus bebidas en las tiendas de oportunidad y se las toman afuera”, denunció el presidente de la Canirac.

Hecho por el que también han pedido regulación sobre estos expendios a las autoridades, ya que esto genera una competencia desleal para el sector, es decir, “sí hay regulación, lo que no está bien contextualizado es el término de la licencia que deben regular ellos sobre quienes no tienen licencia para operar como restaurantes, siendo que ya preparan alimentos y bebidas dentro de sus establecimientos. Esto incide en la responsabilidad de las autoridades, el tema de la higiene y la regulación.