Codhet da la espalda a migrantes: Solalinde

Religioso defensor dice que Tamaulipas es violento pero “con lentes oficiales no se ve nada”.
Padre Alejandro Solalinde, defensor de los derechos humanos de los migrantes.
Padre Alejandro Solalinde, defensor de los derechos humanos de los migrantes. (Cuartoscuro)

Tampico

En cinco años la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Tamaulipas (Codhet), solo emitió seis recomendaciones por violaciones a los derechos humanos de migrantes, todas dirigidas a los Ayuntamientos de Matamoros, Reynosa y Nuevo Laredo, a pesar que entre 2010 y 2011 se encontraron 265 cuerpos en San Fernando, la mayoría de migrantes centro y sudamericanos.

En respuesta a una solicitud de información la Codhet precisa que entre 2012 y 2013 no se presentaron quejas, 2010 es el año con más recomendaciones, tiene cuatro y la mitad dirigidas a la alcaldía de Nuevo Laredo por detención arbitraria, falta de fundamentación y motivación legal.

El padre Alejandro Solalinde Guerra, defensor de los derechos humanos de los migrantes, dijo que Tamaulipas se ha caracterizado por ser un estado violento y una de las rutas obligadas de los migrantes en su camino a los Estados Unidos, en donde muchos han desaparecido y otros sido sujetos a múltiples violaciones a sus derechos que “con los lentes oficiales no se ve nada y lo poco que se ve se niega, pero no es solo que ellos quieren ver, es lo que se ve”.

En entrevista con MILENIO Tamaulipas, el fundador del alberge Hermanos en el Camino ubicado en Ixtepec, Oaxaca afirmó que además de los grupos criminales, policías y agentes del Instituto Nacional de Migración (INM), son los que más violentan los derechos de los indocumentados que pasan por el estado, especialmente en la región fronteriza.

“Tamaulipas ha sido un estado mucho muy violento, además sede y cuna de un cártel, así que no nos vengan con cuentos, ¿a quién creen que les están hablando?”, externó.

Las otras cuatro recomendaciones emitidas por la Codhet por abusos contra migrantes fueron dirigidas a la presidencia municipal de Reynosa por ejercicio indebido de la función pública en 2009 y en 2010 por detención arbitraria, lesiones y extorsión, de igual forma a la de Matamoros.Y en 2011 solo se formuló una recomendación nuevamente a la presidencia de Reynosa por detención arbitraria e ilícitos contra el honor (difamación).

Solalinde Guerra, quien también coordina la Pastoral de Movilidad Humana Pacífico Sur del Episcopado Mexicano, expuso que la política migratoria policializada ha representado un fracaso porque no ha logrado erradicar la corrupción que hay en los agentes de migración, sobretodo en lugares clave como las estaciones migratorias y tampoco ha logrado avanzar en materia de derechos humanos.

“Hay que entenderlo, las policías están hechas para perseguir delincuentes, no creo que sepan mucho de derechos humanos por más que tomen cursos obligatorios”, apuntó.

El religioso comentó que las deportaciones se han incrementado en regiones fronterizas como Nuevo Laredo y las consideró una táctica punitiva de Estados Unidos que genera migración circular de la que solo se benefician grupos delincuenciales.

“Tamaulipas ha sido un lugar en donde han desaparecido muchísimas personas, muchísimos migrantes sobre todo en la frontera, que no se quiera ver es otra cosa.El gobierno quiere dar la impresión de que todo está bien, de que no ha pasado nada…hay cosas que no pueden ocultar”, sostuvo.

El activista manifestó que los albergues de migrantes, como el de Nuestra Señora de Guadalupe en Reynosa, son lugares de alto riesgo en donde los voluntarios no se arriesgan a enfrentar al crimen organizado, “pero ellos han aprendido que a lo mejor no vale la pena meterse en los albergues toda vez que los están esperando afuera, ¿para qué llamar la atención en donde hay unos reflectores si pueden hacer todo lo que quieran afuera?”.