Cobertura universal de salud, lejos de alcanzar

La estadística oficial reconoce que sólo 64% de los jaliscienses tienen garantizado el acceso a servicios médicos. La calidad, es otro de los retos.

Guadalajara

Teniendo salud, lo demás, como sea”… Con esa frase comenzó su exposición el director ejecutivo del Observatorio Ciudadano Jalisco Cómo Vamos, Augusto Chacón, al resumir los resultados preliminares de la Tercera Encuesta de Percepción Ciudadana sobre Calidad de Vida 2013. La frase popular, cobra vigencia en el marco de un día en que el mundo entero se aboca a hacer reflexiones sobre uno de los derechos fundamentales de los seres humanos: la salud. Y el balance no es del todo bueno.

Jalisco presume la afiliación de dos millones 972 mil 300 personas al Seguro Popular durante 2013 y desde un año antes, el discurso oficial sostiene que se llegó a la cobertura universal. El dato es una verdad a medias. Los propios indicadores de desempeño del gobierno estatal refieren que la cobertura en salud (personas que tienen derecho a recibir servicios médicos en alguna institución de salud pública o privada) es del 64 por ciento vigente para 2014.

La Secretaría de Planeación, Administración y Finanzas (Seplan) aclara que la cifra corresponde al resultado de Censo de Población y Vivienda 2010 del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi) y será la misma todo el año ya que la periodicidad de este indicador es quinquenal.

Sin embargo, aún con el porcentaje de crecimiento de afiliados al Seguro Popular la cobertura universal está lejos: el 64 por ciento referido por el Inegi incluye a  todos los tipos de derechohabiencia: Seguro Social, ISSSTE, Sedena, Pemex, etcétera y el Sistema de Protección Social en Salud alias Seguro Popular.

“Que no es un seguro, y no es popular”, sostuvo Ángel Guillermo Ruiz Moreno, presidente de la Academia Mexicana de Derecho del Trabajo y de la Previsión Social, tras explicar que el Seguro Popular es “un esquema asistencialista”, que no cumple con todos los requisitos para ser considerado un programa de seguridad social.

El catedrático de la Universidad de Guadalajara afirmó que “es una falacia la cobertura universal… lamentablemente todavía tenemos comunidades marginadas con población que no tiene acceso a los servicios de salud que hay en la Zona Metropolitana de Guadalajara”.

Por otra parte, el entrevistado apuntó que a diferencia de la atención de todo tipo de enfermedades y accidentes por parte de los esquemas de seguridad social, el Seguro Popular “sólo otorga una medicina de base” y la cobertura de algunos cuantos padecimientos de alto costo. “Más o menos la cuarta parte de los habitantes de este país, que viven en pobreza extrema, sólo tienen caridad, asistencialismo social pero no tienen realmente un esquema de protección en salud”.

Contrastando la cifra oficial de cobertura, con los resultados de los estudios que encabeza el Observatorio Ciudadano Jalisco Cómo Vamos, se confirma que poco más de tres de cada diez habitantes del estado no tiene vigente ni seguridad social ni Seguro Popular (2012). Y aparece otro gran reto que no incluye en los indicadores del Seplan: la calidad de los servicios médicos que se otorgan.

De acuerdo con resultados preliminares de la Tercera Encuesta de Percepción Ciudadana sobre Calidad de Vida 2013, presentada por el Observatorio en noviembre pasado, el 58 por ciento de las 2,400 personas encuestadas opinan que es de “regular a malo” el tiempo que tardan en atenderlas una vez que llegan en busca de servicio médico. Para 40% es definitivamente malo.

“Que el tiempo transcurra en esperas que parecen eternas, es terrible para un enfermo, es injusto”, indicó Augusto Chacón, director ejecutivo del Observatorio Ciudadano Jalisco Cómo Vamos, al dar a conocer estas cifras.

Y agregó: “Si reducir el gasto en servicios de salud pasa necesariamente por la prevención, el tiempo de espera excesivo desincentiva el que las personas prevengan. Esto conduce a seguir usando remedios caseros o sucedáneos, que sólo consiguen posponer y encarecer” la atención médica.

De hecho, “alrededor de una cuarta parte de los tapatíos perciben la calidad de su vida por el tamiz de una dolencia”, subrayó Chacón con base en las respuestas de la citada encuesta disponibles en internet.

Tal es la realidad en esta conmemoración, donde más allá de los indicadores de desempeño institucional y encuestas al interior de los hospitales, la percepción de la gente en la calle, en sus hogares es otra.

Claves

Percepción de los ciudadanos

- Calificación promedio a la calidad de vida en el rubro de salud: 77

- Salud tiene una calificación por debajo de relaciones interpersonales (84), vivienda (79) y educación (79)

- 27% de los encuestados tiene malestares psicosomáticos

- 20% se asusta con mayor facilidad que antes

- 24% se siente nervioso con frecuencia

- 16% ha tenido dificultades de salud para realizar su trabajo

- 25% se siente cansado la mayor parte del tiempo

- 40% opina que es malo el tiempo en que tardan para atenderlo en los servicios médicos

- 18% opina que es regular el tiempo en que tardan para atenderlo en los servicios médicos

Fuente: Tercera Encuesta de Percepción Ciudadana sobre Calidad de Vida 2013. Observatorio Ciudadano Jalisco Cómo Vamos.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]