ENTREVISTA | POR LUIS CARLOS VALDÉS DE LEÓN

Celso Reyes García Rotario y empresario

Con cuarenta y siete años de vida de servicio a la comunidad tras su ingreso al Club Rotario, destaca la necesidad de cambiar el enfoque de la asistencia social, haciéndola sustentable. 


“Entre más conozco al Club Rotario, más lo valoro”

Celso Reyes García, Rotario y empresario lagunero.
Celso Reyes García, Rotario y empresario lagunero. (Miguel Ángel González Jiménez)

Torreón, Coahuila

Nacido en la ciudad de Torreón en el año de 1943, el empresario lagunero, Celso Reyes García, no presume su edad, simplemente la considera un hecho.

Cursó en el Tecnológico de Monterrey la carrera de Administración de Empresas. Y en Monterrey tuvo oportunidad de salir a trabajar a Alemania durante siete meses, antes de terminar la carrera, como practicante en 2 empresas.

"La Fundación Rotaria busca ahora proyectos autosustentables, el que se ayude a las personas pero que también participen en el proceso”. 

Luego regresó a México, terminando el último semestre. Al estar en su proceso de titulación, aprobó una beca de una agencia del gobierno de Alemania para hacer un posgrado en Múnich.

A su regreso, comenzó a trabajar formalmente en el negocio de su padre, la afamada marca de productos fotográficos y escolares "Reyes G" en 1966 y después ingresó al Club Rotario de Torreón en 1969, ya hace 47 años.

Por su trayectoria como presidente del club y gobernador de Distrito, partícipe en múltiples proyectos de asistencia, Reyes García será homenajeado al realizar en su nombre la LIX (59) Conferencia del Distrito 4110 a celebrarse del 12 al 14 de mayo en esta ciudad.

¿Cómo calificaría su paso por el Club Rotario?

Me ha tocado vivir mucho de la vida del Club Rotario. Inicialmente mi actividad estaba enfocada al club realmente, pero con el tiempo se va dando uno cuenta que Rotary es una organización más allá del ámbito del club.

Es una organización mundial, casi un millón de rotarios en alrededor de 200 países del mundo agrupados en clubes, más de 30 mil en todo el mundo.

Empecé involucrado en actividades del club, pero ocasionalmente se nos informaba que habría eventos a nivel distrital, a medida en que fui participando fuera del ámbito del club, adquirí otra dimensión de lo que es el rotarismo.

Dicen que entre más se conoce algo más se quiere y al paso de estos años he conocido más a Rotary y lo valoro más.

¿Cómo considera el tener que combinar la labor de empresario y la social?

No son incompatible, aunque a veces sí hay un poquito de conflicto. Como cualquier cosa tiene uno que equilibrar su vida entre familia, trabajo, aficiones e intereses personales.

Luego de años de trabajar en Reyes G, se formó la Distribuidora Reyes G ¿Cómo fue el proceso?

Al paso del tiempo se fundó la empresa Distribuidora Reyes G, teniendo un crecimiento importante con oficinas en distintas partes del país.

El perfil de la empresa es la comercialización de productos y servicios de gestión documental, desde copiadoras, impresoras, equipos multifuncionales, hasta sistemas de informática, software, encaminados a la gestión documental, escaneo, y la implementación de procesos digitales de información dentro de las empresas, sin descuidar la parte de equipo de impresión y copiado que rentamos en muchas partes del país.

¿Cuánto tiempo tiene el concepto de negocios?

Es producto de una evolución. El Reyes G inicial manejaba papelería y fotografía, cuando creamos Distribuidora Reyes G, la especializamos en el giro de papelería y productos de oficina.

Al ver cómo la evolución tecnológica iba modificando los procesos empresariales, nos enfocamos en tener herramientas y soluciones más apropiadas al mundo moderno.

Le estoy hablando que había tiempos en que un producto importante para nosotros era el papel carbón, las grapas, los folders o la cinta para maquina de escribir, ahora son cosa del pasado.

¿Hubo un momento en que se plantearon la evolución o la muerte del negocio?

Tanto como un momento específico no, hubo muchos en que en sesiones de trabajo considerábamos alternativas, manejábamos tendencias de mercado y se fueron apuntando cursos de acción.

Fue complejo, no es fácil abrazar lo nuevo, los seres humanos siempre tenemos resistencia al cambio.

Pero al mismo tiempo tenemos esa inquietud, creo que innata en el ser humano, de explorar, intentar cosas nuevas.

Se hicieron análisis, pruebas, sin que haya sido un cambio radical e inmediato, se fue implementando al paso de los años, cerrando los puntos donde se ubicaba Reyes G.

¿Qué sintió al no ver más la marca Reyes G en la esquina de Juárez y Rodríguez, en el centro de Torreón?

Nostalgia. Trabajé allí de joven. Igual cuando decidimos dejar de manejar las líneas de papelería tradicional, artículos escolares, estuches de geometría.

Creo que no debe uno aferrarse a cosas que no valen la pena. Sí recordarlas por las satisfacciones que dieron, pero hay que abrazar lo nuevo.

¿Cómo cambiar el concepto de asistencia social paternalista?

En general la directiva de Rotary, la Fundación Rotaria, busca ahora que los rotarios nos preocupemos más porque los proyectos sean autosustentables.

"La combinación entre el empresario y la labor social no es incompatible, pero se debe equilibrar familia, trabajo y las aficiones”. 

Que sí ayudemos a las personas a que tengan mejor nivel de vida, pero en buena parte debido a su propia participación continua en ese proceso.

Se buscan proyectos que no se limiten a entregar una silla de ruedas, sino a que se cambie la vida a la persona, ya que además se le permite capacitarse para aprender un oficio.

En México estamos quizás demasiado acostumbrados a extender la mano para recibir algo y llevárnoslo a la boca, lo que difícilmente nos sacará de ese ciclo de pobreza e ignorancia.

No sólo implica darles agua, sino que las personas sepan cómo darle el mantenimiento adecuado al sistema que se les dio, para que continúen teniéndola involucrándose y hacerla sustentable.