Desesperada por maltrato a su hija en la Clínica 16

Lila Álvarez se encuentra desesperada, su hija Blanca Rivera, de 35 años, tiene cinco meses de gestación y se encuentran internada. Asegura que están aferrados a que la mujer aborte.
Lila Álvarez hizo un llamado a las autoridades médicas a tocarse el corazón.
Lila Álvarez hizo un llamado a las autoridades médicas a tocarse el corazón. (Cecilia Rojas)

Torreón, Coahuila

El caminar de la señora Lila Álvarez es cansado. Se ve la dificultad que le impone su cuerpo para avanzar. Pero no dudó en hacer público algo que hace sufrir a su familia en este momento: la estancia de su hija en la Clínica 16 del IMSS.

Blanca Estela Rivera, de 35 años, tiene cinco meses de gestación. Hace cuatro días comenzó a desechar líquido.

Los últimos reportes hoy en la tarde, indicaban que el bebé que lleva en el vientre está vivo y aferrado.

Acudió primero con un ginecólogo y les dijeron que necesitaba ir al IMSS para que le hicieran un "amarre", fuera hidratada con suero y sobre todo permaneciera en vigilancia médica.

Fue internada en el hospital pero les dijeron que el tratamiento no lo tienen. Asegura doña Lila que no le han dado de comer y ni siquiera le han dado agua. Tampoco la dejan meter alimentos o agua para ella. Solo la tienen con el suero.

Los últimos reportes hoy en la tarde, indicaban que el bebé que lleva en el vientre está vivo y aferrado. Le han dado medicamento para que lo expulse, pero no ha sido posible. Sin alimento, la vida de la criatura está en riesgo.

"En vez de que saquen al bebé, háganle algo a mi hija, para que se críe un tiempecito ahí dentro de mi hija. Si el bebé estuviera muerto, se que sería un riesgo para ella pero la criatura sigue viva".

Manifestó que el hospital está en pésimas condiciones, lleno de basura, sucio, lleno de cucarachas y que éstas son motivo por el que no la dejan meter alimentos para su hija.

Ni la esperanza les han dejado. "Dicen que si el bebé nace vivo se va a morir rápido. Le dije que me lo iba a llevar a mi casa pero me dijeron que no, que porque el niño iban a llevarlo a la Escuela de Medicina", para estudios, sin embargo le quieren dar sepultura cristiana.

Comenta la ilusión con la que esperaban al bebé. Incluso el otro hijo de su hija, que tiene seis años, lo esperaba con ansias. Así mismo su yerno.

Hizo un llamado a las autoridades médicas a tocarse el corazón, dijo: "les gusta jugar con el dolor humano".

La mujer asegura que en el Seguro están aferrados a que el niño salga del vientre de su madre. También que han recibido pésimos tratos, sobre todo inhumanos, de parte del personal.

Ya desesperada por la situación, decidió acudir a los medios de comunicación. Es una mujer fuerte, pero está a punto de romperse por esta pena.

Hizo un llamado a las autoridades médicas a tocarse el corazón, ya que dijo: "les gusta jugar con el dolor humano". Tampoco les han ofrecido otras alternativas al aborto del bebé.

Se buscó a personal de la Clínica y del IMSS para conocer su versión de los hechos, sin resultado. Se localizó a la titular de Comunicación Social pero no emitió información al respecto.