Clausuran giros por vender bebidas embriagantes fuera de horario

En un recorrido por la zona de El Briseño y Santa Ana Tepetitlán el gobierno de Zapopan inspeccionó 104 establecimientos.

Guadalajara

La Dirección de Inspección y Vigilancia de Zapopan clausuró 14 licorerías o tiendas de abarrotes en colonias del sur del municipio al detectar la venta de bebidas embriagantes fuera del horario permitido. Asimismo, levantó cinco actas de infracción por consumo de alcohol dentro del establecimiento y otras faltas; luego de un recorrido especial. 

Así lo informó el titular de la dependencia, Luis David González, en conferencia de prensa, donde detalló que las infracciones van de los mil a los cinco mil pesos de acuerdo a la gravedad de la falta en que se haya incurrido.

El recorrido se realizó en colonias como Agua Blanca, Santa Ana Tepetitlán, Miramar, Mariano Otero y El Briseño, donde se realizaron un total de 104 inspecciones.

“Normalmente en esas zonas tenemos que acudir con apoyo porque ha habido situaciones en que los inspectores son amedrentados y (esta ocasión) pedimos que nos acompañaran policías, un operativo que resultó muy exitoso”, refirió el funcionario, pues las sanciones no solo se levantaron sin problemas, sino que los dueños de los establecimientos admitieron plenamente que estaban infringiendo el reglamento municipal.

González recordó que las tiendas de abarrotes tienen permiso para la venta de bebidas embriagantes hasta las 11 de la noche, con posibilidad de extensión a la 1 de la mañana; en tanto que para las licorerías el permiso es a la 1 de la mañana.

El directivo mencionó que las zonas de Real Acueducto, avenida Patria y avenida Guadalupe están muy bien vigiladas, pero no así las colonias en zonas vulnerables. Anunció que también habrá inspecciones hacia el norte del municipio, en Las Mesas, La Coronilla; toda la periferia del municipio, Tesistán y Nuevo México “con el objetivo de que sobre todo hagamos un trabajo en conjunto con la Comisaría de Seguridad”, que tiene localizados puntos que son conflictivos porque hay ingesta de alcohol en la calle en torno a estos establecimientos.

El objetivo del operativo, dijo, es normativo, cumplir con el reglamento, cortar la venta de alcohol a determinada hora y así limitar que la gente ande bebiendo en la calle.