“Ciudadanos exigieron nuevo sistema penal, ahora critican”

Asegura el colegiado que ahora la gente percibe los juicios a quienes infringen la ley como una manera de defender al presunto infractor, "pero no lo es así".

Tampico

El que la justicia permita a cualquier implicado en algún delito ser procesado en libertad, y que esto signifique que no son inocentes de haber violentado la ley, es una necesidad que la misma sociedad exigía, ahora con la puesta en marcha del nuevo sistema de justicia penal, se percibe como una manera de defender al presunto infractor, según la perspectiva de Martín Ubaldo Mariscal Rojas, Magistrado de Circuito del Octavo Tribunal Colegiado del Poder Judicial de la Federación con sede en la Ciudad México.

"Es una necesidad que la misma sociedad exigía, ahora lo perciben como una manera de defender al presunto infractor, pero no lo es así", señala contundente en entrevista para MILENIO Tamaulipas.

Agrega que el sistema penal tradicional, ponía como entrada, como medida preventiva o medida cautelar la prisión preventiva, prácticamente como una de las más predominantes de someter al procesado o al indiciado, al juicio.

"Se volvió una regla de tal manera que la sociedad ahora asume que ese sistema tradicional era más justo, que el indiciado mayormente tenía que ir a la cárcel, esa era la percepción de la ciudadanía", dice y recalca que muchas veces el detenido tenía que estar recluido en la cárcel preventiva, ahora con el nuevo sistema, sigue el proceso, pero libre.

Explica que el Código de Procedimientos Penales impone medidas cautelares, es decir, asegurar que el imputado quede sujeto a la potestad del juez o autoridad, para que no se evada el proceso.

Las medidas cautelares son varias: la obligación de presentarse periódicamente ante el juez a firmar, una garantía económica, el embargo de bienes, inmovilizar cuentas de dinero, se le puede prohibir salir del país o del ámbito territorial, se le puede poner vigilancia, prohibir acercarse a ciertos lugares o reuniones, prohibir dialogar con ciertas personas o con la víctima u ofendido, la separación inmediata de su domicilio, suspensión de cargos si es funcionario, suspensión del trabajo, colocarle un localizador electrónico o resguardo en su propio domicilio.

"Las medidas que el juez considere necesario, hay una amplia gama de medidas cautelares que permite al imputado enfrentar el juicio en libertad, éstas eran las bondades que se pretenden con el sistema penal acusatorio", expresa el Magistrado.

Se dice que la prisión preventiva es un anticipo de la pena cuando todavía no hay una sentencia que declare culpable, era anticipar una pena con el antiguo o tradicional sistema penal.

"Esto responde a un reclamo de la sociedad, la sociedad quería un juicio penal con transparencia que hubiera posibilidad de defensa e igualdad de derechos procesales entre las partes, el Ministerio Público ya no va a poder integrar pruebas en forma unilateral ante el juez, el inculpado llegaba con los dados cargados, iba con pruebas constituidas y sin posibilidad de contradicción en la mayoría de los casos", comenta Martín Ubaldo Mariscal Rojas.

El Congreso Nacional de Magistrados y Jueces Federales debate actualmente la aplicación de estas medidas a los procesos ya tramitados bajo el proceso penal antiguo, muchos de los abogados en todo el país quieren que este nuevo sistema aplique para los juicios que ya estaban iniciados o en trámite, pero aún está en debate.

"La Policía Investigadora debe actuar de manera profesional, debe respetar todos los procedimientos cómo es la cadena de custodia, y todos los que van a intervenir en esa etapa de investigación tienen que ser profesionales para que el nuevo sistema penal acusatorio dé resultado, de no ser así será deficiente el sistema", expone.

Como todo nuevo proyecto, indicó el magistrado, se encuentra en una fase de adaptación inicial donde siempre cuesta trabajo arrancar.

Puntualizó que este nuevo sistema de Justicia penal ayuda mucho a la seguridad jurídica de la sociedad civil, hay transparencia en un juicio penal y el imputado conoce al juez en los procesos, concede más derechos a la víctima, pero también la igualdad de derechos en ambas partes.