20 cirugías reconstructivas al mes en Valles por quemaduras

Desde el día de muertos hasta finalizar el año se incrementan las cirugías reconstructivas de manos debido a lesiones por quema de cohetes o agua hirviendo
La falta de precaución ha originado que menores se quemen
La falta de precaución ha originado que menores se quemen (Imelda Torres)

Ciudad Valles

El cirujano plástico Alan Cortés Román, de la Unidad de Especialidades Médicas (Uneme) "Everardo Barojas Weber" ubicada en esta ciudad, señala que desde los días de muertos y hasta el fin de año empieza la temporada de peligro de mutilaciones y quemaduras por el uso más frecuente de pirotecnia y el consumo excesivo de bebidas embriagantes, que concluyen en riñas con heridos por armas blancas o de fuego.

Al mes, en esta unidad se realizan en promedio 20 cirugías reconstructivas de manos, que son las extremidades que más se ven lesionadas en este tipo de hechos y sobre todo porque esta es la única clínica donde se llevan a cabo cirugías plásticas reconstructivas para miembro torácico en toda la región, pues llegan pacientes hasta de Tempoal, Veracruz, Rioverde o municipios de Tamaulipas. La mayoría son referidos del Hospital General de Ciudad Valles.

"Generalmente las heridas son provocadas por machetes durante una riña o accidentalmente trabajando en el campo pero en este tiempo incrementan también las quemaduras por los cohetes o juegos pirotécnicos o por derramamientos de agua hirviendo o por incendios", señaló.

En el Everardo Barojas atiende un cirujano general, un cirujano plástico, un cirujano ginecólogo, un traumatólogo y en unas semanas más estará de planta también un oftalmólogo.

Pidió poner especial atención a los niños cuando utilizan pirotecnia, vigilar las fogatas o estufas al momento de calentar agua u otros líquidos, además de evitar los remedios caseros y la única recomendación es echar agua fría o templada a la piel, en caso de quemaduras, mientras se lleva al doctor, y en el caso de las heridas por armas, se debe buscar de inmediato ayuda médica pues en caso de mutilaciones, entre más pronto sea atendido, se pueden salvar las extremidades.

El primer reimplante de mano en la Uneme fue hecha por el doctor Alan Cortés Román en marzo del 2011 a Gladino Eudosio Martínez, de 23 años de la comunidad Tezapotla en Tamazunchale quien había sido macheteado 12 horas antes y su extremidad estaba casi totalmente desprendida pues solo pendía de la piel.

Alan Cortés Román es egresado de la UNAM con especialidad en Cirugía Plástica Reconstructiva en la UANL; junto a un médico general reimplantaron más de 24 estructuras entre tendones, arterias, nervios, venas y huesos.

Gladino no pagó nada pues tenía Seguro Popular y una cirugía de ese tipo llega a costar 150 mil pesos.