REPORTAJE | POR MILENIO DIGITAL

Ciudad Universitaria, a 45 años de su creación

Su crecimiento exponencial ha ocurrido con visión de sustentabilidad

En 1965 el gobernador poblano Merino Fernández anunció: "Como cooperación del Estado a la enseñanza superior será construida Ciudad Universitaria, cuyos edificios e instalaciones pasarán a incrementar el patrimonio de la (entonces) UAP"

Puebla

Tras una ya larga historia, Ciudad Universitaria de la BUAP celebra 45 años de vida académica con un nuevo rostro: una sólida infraestructura física, educativa y deportiva, cuyo crecimiento exponencial ha ocurrido con visión de sustentabilidad y cuidado del medio ambiente, dando lugar a espacios y entornos cuya estética permite hoy el bienestar de su comunidad.

El mejoramiento de los espacios universitarios no sólo se ha orientado a favorecer la calidad en el cumplimiento de las tareas sustantivas de docencia, investigación y extensión y difusión de la cultura, sino también a brindarle a la comunidad universitaria sitios para el desarrollo de las artes, el deporte y una mejor convivencia para la integración de estudiantes, trabajadores y docentes.

Algo de historia

Hace cuatro décadas y media, el entonces gobernador del estado Aarón Merino Fernández entregó una nueva obra para los poblanos: Ciudad Universitaria de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, donde hoy se forman alrededor de 40 mil estudiantes en los diversos campos del conocimiento y se desarrolla investigación científica de primer nivel. Alberga, además, casi la mitad del patrimonio edificado de la Institución.

De acuerdo con quienes han escrito la historia, ésta fue un viejo anhelo de los estudiantes desde 1950 cuando se inició la construcción de Ciudad Universitaria de la UNAM.

Desde entonces transcurrieron quince años, cuando en 1965 el gobernador Merino Fernández anunció: "Como cooperación del Estado a la enseñanza superior será construida Ciudad Universitaria, cuyos edificios e instalaciones pasarán a incrementar el patrimonio de la UAP" (Tiempo Universitario, año 11, núm. 13, sep. 2008).

Una vez que la Fundación Jenkins aceptó financiar el proyecto, las obras se iniciaron el 4 de julio de 1965; sin embargo, éstas se retrasaron debido a la demora que representó la expropiación por utilidad pública de los terrenos ejidales. Salvado este escollo, la Fundación decidió convocar a un concurso para la construcción de los edificios de Arquitectura, Ingeniería Civil, Ingeniería Química, Ciencias Químicas, Administración de Empresas y los campos deportivos. Las obras concluyeron el 15 de diciembre de 1968 y fueron entregadas al gobierno del estado el 25 de enero de 1969 en el Salón de Cabildos de Ayuntamiento.

Antes de 1968, el espacio universitario se reducía al edificio Carolino y al área de la salud, donde se encontraba la Escuela de Medicina. Ese año, se inauguró Ciudad Universitaria, principal campus de la BUAP, que significó un incremento de 44 mil metros cuadrados en el patrimonio universitario.

Desde su creación, Ciudad Universitaria inició su crecimiento para atender las demandas de formación profesional, investigación científica, extensión de la cultura, actividades deportivas y administrativas. Para ello, entre su fundación y 1995 se construyeron 42 edificios, y entre éste último y 2005 se erigieron 34 más.

En el presente siglo, el incremento ha sido exponencial: de 2005 a 2010 se edificaron 38 nuevos inmuebles, con una superficie de 35 mil 619 metros cuadrados y seis obras de remodelación, con una superficie de 12 mil 048 metros cuadrados, para hacer un total de 47 mil 667 metros cuadrados intervenidos. Así también nuevas vialidades.

Entre las obras de los últimos años destacan el Estadio Universitario y la Biblioteca Central Universitaria, de reciente creación, el edificio de la Facultad de Computación (2005), el Hospital Veterinario de Pequeñas Especies, el Centro de Autoacceso, la sede de la Dirección de Administración Escolar, el gimnasio de la Facultad de Cultura Física y el nuevo edificio del Círculo Infantil, entre otros.

La infraestructura científica

Además de las facultades y escuelas donde se imparten carreras de las áreas económico-administrativas, ingenierías y ciencias exactas, entre otras, Ciudad Universitaria concentra una significativa infraestructura científica con tres de los cinco institutos que tiene la BUAP: Instituto de Ciencias, Instituto de Física e Instituto de Fisiología; así como espacios de investigación de primer nivel, entre los que destacan el Centro de Investigaciones en Ciencias Microbiológicas y el Laboratorio de Detección Biomolecular de Enfermedades Emergentes.

Localizado en la colindancia norte, cerca del bulevard San Claudio, el Centro de Investigaciones en Ciencias Microbiológicas cuenta con dos niveles para laboratorios de investigación en microbiología, micología, microbiología hospitalaria, patogenicidad microbiana, fisicoquímica y biología molecular, entre otros, además de cuatro aulas con capacidad para 24 alumnos cada una.

Por su parte, el Laboratorio de Deteccción Biomolecular de Enfermedades Emergentes es una moderna instalación y de alta complejidad, cuyo surgimiento se dio como respuesta a posibles contingencias sanitarias. Así también, existen laboratorios que han crecido en las propias unidades académicas, como el de Ingeniería Industrial de la Facultad de Ingeniería.

Formación integral

Con el objetivo de consolidar una educación integral, cuyo concepto fusiona calidad educativa, formación humanista y bienestar de los estudiantes a través del deporte, la cultura y una vida saludable, la infraestructura deportiva y los espacios estéticos y recreativos en Ciudad Universitaria registran un significativo crecimiento.

El Complejo Deportivo Universitario y de Alto Rendimiento, ubicado al sur de Ciudad Universitaria, abarca aproximadamente la mitad del campus. En el área de albercas, completamente remodelada, se rediseñó el solárium donde se colocaron modernas velarías cuya sombra invita al descanso y la relajación; las plazas y andadores tienen pisos con colores alternados que brindan movimiento a una amplia área pavimentada y los jardines armonizan el conjunto.

Albercas, canchas de básquet, tenis y futbol, además del Estadio de Beisbol y el magnífico Estadio Universitario, conforman un amplio espacio en beneficio de los estudiantes y el público en general.

En los últimos años, además de construirse vialidades, controles de ingreso, casetas de vigilancia y accesos vehiculares que articulan a las unidades académicas y configuran una identidad al campus, se han remodelado y recuperado espacios para el disfrute de la comunidad universitaria.

Ejemplos, el Andador Central, que conecta el área académica con el Complejo Deportivo, brinda experiencias sensoriales a lo largo de su circulación, con el uso del color, los materiales y jardines que logran un equilibrio entre forma, función y ecología. Los estudiantes, docentes y trabajadores pueden transitarlo a pie o en bicicleta, disfrutando nuevos paisajes.

El Andador Zen, a su vez, es un espacio recuperado, con una superficie intervenida de 3 mil 553.16 metros cuadrados, inspirado en la cultura japonesa, cuyo andador de concreto con recubrimiento en pintura es bordeado por arenilla, gravilla, plantas, puentes, bancas y escaleras que hacen de éste un camino para gozar del entorno.

El Andador Zen finaliza justo en el denominado Parque del Estudiante, obra de reciente creación conformada por el Andador Perimetral, el lago, jardines con aparatos de ejercicios y el Teatro al Aire Libre, espacio recuperado que hoy cuenta con un escenario para diversas expresiones artísticas, gradas, baños, vestidores y accesos principales y secundarios, cuya superficie y área intervenida es de 2 mil 223.03 metros cuadrados. El Andador Perimetral es un camino de concreto estampado que recorre el perímetro del lago, a lo largo del cual hay cinco puentes, tres isletas y 25 bancas de madera y concreto, e iluminación.

El 8 de agosto de 2012, el Consejo Universitario aprobó el Plan Maestro para la Sustentabilidad de Ciudad Universitaria, propuesto por la Dirección General de Obras, que considera necesario avanzar hacia un espacio universitario pensado no sólo para el presente, sino también para las generaciones futuras. Dicho Plan va más allá de los proyectos arquitectónicos: busca una estructura sustentable que comprende acciones para el uso de energías, agua, cuidado de la biodiversidad, saneamiento del aire y suelos, así como el tratamiento adecuado de residuos.

Ciudad Universitaria es el principal campus con el que hoy cuenta la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla que hoy cumple 45 años de historia dedicada a la academia, la ciencia y la investigación, y asimismo a la cultura y el deporte.