Avalan cirugía metabólica para tratar la diabetes

El HCG da cuenta exitosa de la remisión de niveles de glucosa en pacientes diabéticos sometidos a intervenciones quirúrgicas para combatir obesidad.
En el Hospital Civil de Guadalajara el paciente con mayor peso sometido a un procedimiento quirúrgico pesaba 224 kg y ha logrado perder cien
En el Hospital Civil de Guadalajara el paciente con mayor peso sometido a un procedimiento quirúrgico pesaba 224 kg y ha logrado perder cien. (Especial)

Guadalajara

Como otros casos médicos, el uso de la cirugía para el tratamiento de la diabetes tipo 2 se descubrió por casualidad. Los primeros indicios datan de 1954, cuando se hacían derivaciones del intestino para tratar a personas con obesidad severa o gastritis. Las técnicas quirúrgicas se han perfeccionado y hoy, sesenta años y mucha polémica después, expertos de todo el mundo las avalan como terapia para pacientes diabéticos –obesos y no-, y también se utilizan con éxito en nuestra ciudad.

“Ojo: no hablamos de la cura de la diabetes, porque es una enfermedad crónica pero sí la podemos remitir”, precisa el especialista en cirugía metabólica, Manuel Rodrigo Prieto Aldape, tras señalar que hoy se cuenta con suficiente evidencia de que las técnicas quirúrgicas empleadas para tratar a pacientes con obesidad sirven para mantener niveles de glucosa normales en aquellos que también presentan especial En el Hospital Civil de Guadalajara el paciente con mayor peso sometido a un procedimiento quirúrgico pesaba 224 kg y ha logrado perder cien diabetes tipo 2.

El médico, adscrito a la Unidad de Cirugía de Obesidad del Servicio de Cirugía General del Hospital Civil de Guadalajara “Fray Antonio Alcalde” (HCG), destaca el uso del bypass gástrico para obtener esta remisión. “Hay que entender claramente que no está peleada la cirugía y el tratamiento médico. Somos un equipo, trabajamos juntos. Los diabetólogos, los médicos internistas, los endocrinólogos saben muchísimo de la enfermedad y nosotros los que operamos la podemos atenuar. La cirugía no es una varita mágica que va a curar.  El paciente debe someterse a un régimen multidisciplinario con seguimiento de nutriólogo, cardiólogo y endocrinólogo”, asegura.

En entrevista con este diario, el médico comenta que hay varias teorías sobre el motivo por el cual se atenúa la diabetes con un bypass gástrico. Una de las más aceptadas es que las derivaciones intestinales interfieren con la producción de ciertas hormonas que se estimulan al pasar el alimento a través del duodeno.

“Que el alimento no pase por esas primeras porciones del intestino o que las toque rápidamente tienen que ver con efectos antidiabéticos. Es hasta ahora lo que sabemos en el mundo. Hay fármacos como el GLP1, que se identificaron después de todos estos procedimientos gastrointestinales y que se emplean como terapia farmacológica, pero no tienen el mismo efecto que la cirugía”, apunta Prieto.

En la Unidad de Cirugía de Obesidad del HCG se han intervenido a 116 pacientes con cirugía bariátrica hasta el pasado 11 de noviembre. De ellos 30 por ciento cursan también con diabetes tipo 2, muchos están en remisión y otros nuevamente presentaron crisis de glucosa por encima de lo normal, por lo cual insiste en que el paciente debe seguir en atención.

“Estamos operando un par de pacientes a la semana y tenemos lista de espera hasta enero. Como institución pública tratamos de hacer la mejor selección de los pacientes, pues son miles de personas las que son candidatas y en todo el país somos unos 200 cirujanos que hacemos cirugía bariátrica o metabólica”. En el HCG el paciente con mayor peso sometido a un procedimiento quirúrgico pesaba 224 kg y ha logrado perder cien.

El criterio que marca la Norma Oficial Mexicana para seleccionar a los candidatos a esta cirugía es que sean personas con índice de masa corporal (IMC) superior a 40 o con IMC superior a 35 si además de la obesidad tienen otra enfermedad, como la diabetes tipo 2, siempre y cuando hayan demostrado que por lo menos seis meses previos se sometieron a dieta.

Un poco de historia En 1954 se practicó la primera cirugía en el mundo con el objetivo exclusivo de que un paciente perdiera peso, a través de derivaciones intestinales. Entonces se practicaba la cirugía abierta, con las implicaciones respiratorias y cardiológicas.

A finales de los años sesenta se comenzó a aplicar el bypass gástrico y después aparecieron la manga y la banda gástrica. A partir de 1994 se inicia la cirugía para la obesidad por vía laparoscópica y un año más tarde se publica el primer artículo científico donde se sostiene que estas cirugías son el tratamiento más efectivo para la diabetes. (Walter Poires, 1995)

Hoy, algunos diferencian la cirugía bariátrica (para pacientes con obesidad mórbida y el solo objetivo de perder peso) de la cirugía metabólica (que se aplica para pacientes con diabetes) pero al final “son los mismos procedimientos”, aclara.

El entrevistado concluye que es importante contar en México con más centros especializados en cirugía bariátrica o metabólica y dar seguimiento puntual al paciente que sí requiere operarse.

No olvidar que el 70 por ciento de los adultos de este país tienen sobrepeso u obesidad y unas siete millones de personas viven con diabetes.