En 25 años desaparecen nueve cines en la zona sur

Las tres cadenas que operan en el puerto tienen la oportunidad de expandir sus sucursales y llegar al nicho del mercado que dejaron libre los Xtreme Cinemas, asegura Canaco.
Los cines Tampico, Encanto, Alcázar y Alhambra forman parte de la historia del puerto.
Los cines Tampico, Encanto, Alcázar y Alhambra forman parte de la historia del puerto. (Colección Marco Antonio Flores Torres)

Tampico

En un lapso de 25 años, Tampico Madero se quedó sin nueve cines, equivalente a 25 salas.

De acuerdo con información del cronista Marco Antonio Flores Torres, la llegada del videocaset en formatos Beta y VHS, primero pirata y después legal, impacta a Compañía Operadora de Teatros y a compañías privadas, por lo cual se vieron vio obligada a cerrar los Diana, los Plaza, Variedades, Olimpia, Alameda, Hilda, Madero, Atenea, y desde hace una semana, los Cinemas Gemelos, cuyo último nombre fue Xtreme Cinemas.

“En 1990 se impactan todos los cines, tanto los que se encontraban en el norte de la ciudad como en el centro, por la aparición de reproducción de Beta y VHS, lo cual provoca una disminución severa de las producciones.

“Recuerdo que en cada colonia había tres o cuatro sitios donde rentaban las películas, y para 1985 se implementaron los Videocentros. Cinco años más tarde se había deteriorado ampliamente la asistencia a los cines”.

Afirmó que comenzaron a decaer cines como el Olimpia, el primero en cerrar por ser el más lejano de la zona centro; luego lo resiente el cine Hilda, que se convirtió en una tienda de comestibles y artículos al mayoreo, y posteriormente se establecen lugares de culto cristiano.

“Posteriormente cierra el cine Variedades, se convierte en un almacén de línea blanca; el que más toleró o soportó fue el cine Plaza, que para entonces se había partido en cuatro salas, y llegó a funcionar después del año 2000. Una de las últimas cintas que se exhibió fue La Momia.

“El Alcázar se fue antes de los años 70; el Alhambra se va por la ampliación del Casino Tampiqueño, además de que hubo incidentes como falsas alarmas de fuego, que acabaron por atropellar a varios cinéfilos; incluso procesaron a quien hizo la broma. Los incendios desaparecieron cines como el Encanto”.

Dijo con respecto a los Diana que en el 2000 le tocó atestiguar la instalación de una placa alusiva a Mauricio Garcés, para después irse junto con los Plaza, que también tenía cuatro salas.

“Parece ser que deja de ser negocio, el sindicato de cinematógrafos comienza a liquidar a sus empleados y luego desaparece el sindicato para 2005”.

Hoy solo opera, desde 2007, el cine Olimpia en su ubicación de Tamaulipas y Juárez, con la exhibición de cintas para adultos y de corte europeo.

CINES REACTIVAN COMERCIO

Cadenas de cines ya establecidas en Tampico como Cinépolis, Cinemex o Cinemas Henry, hoy tienen una oportunidad de expandir sus sucursales dentro de la ciudad y llegar a un nicho de mercado que dejaron libre los Xtreme Cinemas tras su cierre, indicó Carlos Delgado Arguelles.

El presidente local de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo, explicó que en la ciudad existen zonas que requiere de una reactivación comercial, que al establecerse cines económicos, la población se pueda reunir continuamente.

Refirió que como cámara proponen la atracción de inversiones a inversionistas del sector para que desarrollen nuevas salas de cine, un negocio que afirmó, nunca pasará de moda.

“Los cines en Tampico y esa cadena especialmente eran una tradición de la ciudad.

“Comenzaron primero como los Cinemas Gemelos 70, y eran los cines más modernos en aquellos tiempos. Eran dos cines enormes en donde había estacionamiento, era la novedad y pasaban las películas más modernas”.

Delgado Argüelles comentó que la invitación está hecha a Cinemas Henry, Cinépolis y Cinemex, a que tengan en cuenta a Tampico ya que cuenta con mucho mercado para este tipo de diversión.

“La idea es invitar a los inversionistas de cines, a que vean el mercado de Tampico que es muy grande para explotar sus productos. Es un negocio noble donde dando un buen servicio y calidad puede estar repleta las salas”.

Recordó que no solo se abren oportunidades para el segmento de diversión, sino también para el área comercial, pues ahí se queda una plaza vacía, que además provoca un aspecto desagradable para una arteria que es muy transitada.

“Se había comentado que esa plaza la iba a ocupar otro centro comercial, pero no se ha confirmado de que se vaya a ocupar, pues realmente no sé si dentro de sus planes de negocios esté contemplado hacer algo ahí”.