Cine Olimpia sobrevive gracias a sus clientes

El objetivo de la sala es atraer inversiones públicas y privadas para ser referente cultural en la zona centro de Tampico.
Cuentan con permisos de la Secretaría de Gobernación.
Cuentan con permisos de la Secretaría de Gobernación. (Eduardo Javier González)

Tampico

Si bien el cine Olimpia opera desde 2007 como cine de adultos en el inmueble de Tamaulipas y Juárez, en el segundo cuadro de Tampico, la sala está abierta al cine de arte, explicó su administrador Marco Antonio Ramírez.

Añadió que la sala se encuentra en regla ante la Secretaría de Gobernación, y cada película que se exhibe posee su permiso correspondiente, además del pago por derechos de autor para explotar las películas.

 “Tenemos nuestro grupo de clientes, gracias a ellos sobrevivimos. Tenemos lo básico, con 120 butacas. De repente tenemos eventos de arte que patrocinan compañías privadas, y para eso estamos, para apoyarlos. Tenemos un compromiso con una compañía privada para el 2 o 3 de noviembre a las 21:00 horas para exhibir un cortometraje, para apoyarnos entre nosotros, sin costo.

“Aparte hay un evento del grupo de rock La Contra, han venido a presentar su documental aquí; no solo vivimos del cine XXX. Las puertas están abiertas para el cine de arte”.

Añadió que si alguien pudiera ayudarlos económicamente para operar como sala de cine de arte, estarían muy agradecidos y platicarían al respecto.

“Contamos con tres salidas de emergencia, extintores, etcétera. Esperamos estar en el gusto de la gente por muchos años más. El cine es el cine”.

Recordó que, a raíz de que Operadora de Teatros era una compañía para la cual trabajan, se vendió posteriormente a una compañía privada, y tres años trabajaron el cine XXX.

“Tuvimos que buscar el margen para exhibir nuestro material, y hace nueve años venimos a Tampico al local donde antes estaba el cine Hilda, sobre la calle Álvaro Obregón.

“Cuando reabrimos las puertas de esa sala, mucha gente se quedó sorprendida por la nostalgia de regresar a esos tiempos del cine Hilda, tuvimos buenas entradas. Esto fue en 2003”.

Sin embargo, indicó que el concepto del primer cuadro es muy caro, ya que les subieron la renta al doble.

“En este local ya tenemos siete años, sobreviviendo; hoy lo que nos pega es la inseguridad porque antes teníamos un auge notable”.