Ciegos y sordos, sin acceso a las nuevas tecnologías

Buscan su inclusión en el campo productivo; pese a que ya existen programas especiales para no quedarse atrás en tecnología, no han sido tomados en cuenta.
Personas con discapacidad sin las más mínimas garantías para el desempeño cotidiano; invaden sus espacios.
Personas con discapacidad sin las más mínimas garantías para el desempeño cotidiano; invaden sus espacios. (aristeo abundis)

Norte de Veracruz

Diversas organizaciones de personas con alguna discapacidad pugnan por generar condiciones que permitan una integración rápida y efectiva a la productividad así como al entorno en general, estas mismas reconocen que en el norte de Veracruz no existen esas condiciones pues simplemente la cultura de respeto, ayuda y apoyo no existe.

Salvo algunos casos particulares tampoco se tiene acceso a medios de comunicación electrónicos, los usuarios ciegos o débiles visuales no pueden acceder a esta tecnología pues los espacios cibernéticos no cuentan con programas que lean textos en voz alta o describan imágenes y tampoco existen espacios específicos en oficinas, centros comerciales o áreas públicas; en tanto quienes tienen deficiencia auditiva o sordera están supeditados a las explicaciones particulares de sus familiares mediante métodos no convencionales y a señas, es difícil que existan transcripciones visuales de instrucciones o de explicaciones en oficinas públicas y lugares de concentración masiva.

Los servicios generales como transporte público no están al alcance de las personas con discapacidad pues no existe una sola unidad de uso cotidiano que cuente con rampas de acceso, elevadores y mecanismos de seguridad para sillas de ruedas o espacios adaptados para personas con otras discapacidades.En Pánuco, Pueblo Viejo, Tampico Alto, Ozuluama y Tempoal que conforman la demarcación distrital de la geografía política del norte de Veracruz no existe algún tipo de espacio especializado para la capacitación de integración al trabajo y productividad de las personas con alguna discapacidad.El norte de Veracruz según lo consigna José Alberto Correa Chaires, Presidente de la Fundación para Niños Invidentes y organizador de diversas acciones a favor de los discapacitados, asegura que la región tiene el mayor número de personas ciegas o débiles visuales de la República Mexicana, señalando que no tienen un censo específico pero se cuentan por cientos los casos de este tipo principalmente niños y adultos mayores.

Destaca por su parte, Ana Violeta González, Presidenta de la Organización Nacional de la Huasteca para discapacitados que existe renuencia ciudadana a apoyar a las personas discapacitadas provocando condiciones solo de caridad y no de apoyo cuando la mayoría son capaces de generar artesanías, creaciones, expresiones artísticas y todo un cúmulo de actividades que de ser integradas a la sociedad podrían causar un impacto benéfico y una mejor cultura del trato a los discapacitadosEs simplemente inverosímil, pero cierto, la mayoría de las organizaciones para personas con discapacidad en el norte de Veracruz dan testimonio y fe de la falta de sensibilidad que permite a los ciudadanos abordar temas como la defensa de los derechos humanos, las garantías individuales e incluso los beneficios de los que deben gozar los que por alguna u otra razón han delinquido y manifiestan su buen comportamiento en aras de buscar reducción de penas mientras que esas mismas voces no han sido capaces de provocar un movimiento que beneficie a las personas con discapacidad que frecuentemente son víctimas de discriminación, maltrato, violación a sus derechos humanos pero sobre todo recibir un trato hasta cierto punto insultante por sus condiciones.

Lo anterior lo refiere el presidente de la Academia de Abogados y Profesionistas Afines, Antonio Sergio Rivera Lam que destaca que no se trata de un punto de comparación legal pues la legalidad no está supeditada a ningún sentimiento o condición y solo se puede ejercer mediante los mecanismos que marcan las instancias constitucionales sin embargo, aclara, que con ese ímpetu de legalidad muchas organizaciones, asociaciones civiles o instancias gubernamentales hubiesen podido ya generar mejores condiciones para las personas con discapacidad en el mismo contexto.

De entre los principales obstáculos con los que tiene que convivir diariamente cualquier persona con discapacidad están las de tránsito en banquetas pues comerciantes colocan estructuras o que adecuan accesos sin tomarlos en cuenta generando riesgo, ya sea en las mismas banquetas o al tener que evadir los obstáculos y bajar al arroyo vehicular.De la misma manera existe gran incidencia de personas que ocupan indebidamente los espacios específicos para discapacitados, los estacionamientos aun marcados en zonas comerciales e incluso accesos a parques públicos y a oficinas de dependencias, también son sujetas de irregular ocupación lo que les impide acceder por su propia cuenta estos lugares además de que, algunos espacios no cuentan con las debidas adecuaciones, señala María Guadalupe García, activista a favor de discapacitados y Presidenta de la Organización de Madres Solteras de la Huasteca.

Entrevistado al respecto, el Delegado de Tránsito y Transporte en el norte de Veracruz, Juan José Aguirre reconoce que de-safortunadamente la sanción para automovilistas que obstaculizan los espacios para discapacitados es tan solo de un salario mínimo.Lo peor del asunto, según lo reconoce el propio delegado es que en la mayoría de los casos, funcionarios son denunciados por este tipo de irregularidades, pero son también los que más interceden por aquellos que infringen el reglamento en este sentido.