Ciclovías de San Pedro, un riesgo para ciclistas

En un recorrido se pudo apreciar que las nuevas adecuaciones presentan puntos peligrosos para quien circule en bicicleta por esas áreas.
En algunos tramos, el pavimento presenta grietas.
En algunos tramos, el pavimento presenta grietas. (Raúl Palacios)

San Pedro Garza García

En un recorrido se constató que los carriles -tanto compartidos como exclusivos- para bicicletas tienen detalles que podrían resultar riesgosos para los usuarios.

Están en etapa de valoración, pero los trazos peligrosos son característicos de las ciclovías de San Pedro.

Finales repentinos de carriles delimitados, cambios instantáneos de lados en espacios compartidos con vehículos, cruces peligrosos y la reducción de carriles en vías, son algunos de los problemas que ya tiene el proyecto que forma parte del programa San Pedro Gran Vía, el cual está a cargo del Implan.

En un recorrido se constató que los carriles -tanto compartidos como exclusivos- para bicicletas tienen detalles que podrían resultar riesgosos para los ciclistas.

Tal es el caso de la instalada en la avenida Manuel J. Clouthier en la colonia San Pedro 400, la cual al llegar al cruce con la calle Oro da una vuelta y concluye repentinamente, dejando sin camino destinado para bicicletas.

Además la delimitación provocó la molestia de vecinos del sector, pues la reducción de la circulación vehicular de la vía, que conecta al municipio con Santa Catarina, a un solo carril genera tráfico.

“Le han pegado a muchos carros, porque por aquí pasan camiones y a veces a los que están estacionados los raspan o se llevan los espejos”, comentó un comerciante de la zona.

“La otra cosa es el tráfico, porque ya no hay cómo sacarle la vuelta a los camiones que se van parando”.

En la zona del Centrito Valle y de la colonia del Valle, el cambio de acera repentino provocaría que los ciclistas se atraviesen a los vehículos, representando esto un riesgo.

De igual forma se encuentra el de Río Mississippi, pues en diferentes tramos cambia el lado donde deben circular los ciclistas.

Esto se suma a algunos obstáculos como vehículos estacionados que en el caso de que ya se estuvieran usando, complicarían los traslados.

Asimismo, hay otro cruce peligroso al llegar a Calzada San Pedro donde no se advierte de un posible paso de ciclistas.

Alfonso Reyes es otra de las vías donde existe el peligro para bicicletas.

El exceso de velocidad en los carriles compartidos son algunos de los factores que se tendrían que sortear al pasar por esta zona.

Las ciclovías en el municipio forman parte de un programa llamado San Pedro Gran Vía, el cual busca desincentivar el uso del automóvil mediante la promoción, tanto del transporte público como el uso de bicicletas.

Contempla la adecuación de carriles para un sistema de Autobuses de Tránsito Rápido (BRT), además de la infraestructura urbana para rutas ciclistas en 110 kilómetros, de los cuales en su primera etapa sólo se incluyen 21.

Durante la semana, se hicieron diversos recorridos tanto de personal del municipio como del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP), con lo que se espera hacer evaluaciones y recomendaciones para modificar las rutas.

Además de los riesgos, la infraestructura de los carriles exclusivos muestra en diferentes avenidas algunos daños provocados por automóviles que pasaron por encima, como lo es en Humberto Lobo.