Melodía y tinieblas, Children of Bodom 'ataca'

El virtuosismo de los finlandeses y sus salvajes movimientos aceleraron a cientos de almas ansiosas de 'metal'.
El concierto de Children of Bodom en Monterrey hizo 'temblar' el escenario del Café Iguana.
El concierto de Children of Bodom en Monterrey hizo 'temblar' el escenario del Café Iguana. (Alejandra Saberhagen)

Monterrey

La humedad y calor empaparon las ropas de cientos de personas que asistieron anoche al concierto de Children of Bodom en Monterrey.

Puntualmente a las 21:00 tembló el escenario del Café Iguana con la presencia de cinco finlandeses que hicieron 'volar' las cabezas de los presentes con una sola pregunta: "Are you dead yet?", la primera canción de la noche.

Del escenario destacaba una imponente batería Pearl que retumbaba en todo el patio del Café y montada en ella estaba el enérgico Jaska Raatikainen; junto a él se encontraba Janne Wirman en su teclado, el cual adornó con un brillante brasier fucsia de lunares negros.

Al frente hicieron lo suyo Alexi Lahio en las vocales, Henkka Blacksmith con el bajo y Daniel Freyberg como el guitarrista invitado después de la salida de Roote Ratvala.

Poco a poco empezó a subir la intensidad de la noche, conforme pasaban las canciones todo se iba haciendo más intenso, más rápido y más pesado.

Bastaron tres canciones para que Jaska perdiera la línea y se quitara la camisa y Alexi se convirtió en una fuente humana al escupir un chorro de agua al techo para después interpretar "Every Time I Die".

Henkka dio unas palabras en español para presentar "Lake Bodom", acto aplaudido por los regiomontanos por su buena pronunciación y por ser un tema que esperaban con ansias.

"Cuando tenía 17 hemos hecho un álbum que llamamos Something Wild, vamos a tocar Lake Bodom" dijo el bajista.

La horda de desenfrenados metaleros recibió púas y botellas de agua por permanecer en el moshpit, un círculo de empujones al ritmo del death metal melódico que COB traía para sus fans de Monterrey.

Los músicos salieron y volvieron al escenario en dos ocasiones pero finalmente después de darle un recorrido a sus viejas y nuevas canciones como "I Worship Chaos", "Angels Don't Kill", "Downfall", entre otras, se despidieron de su público