“A pesar de ser puerto es complicado trabajar”

Cada semestre que cursa tiene un valor de 40 mil pesos, además que al mes sobrevive con 3 mil pesos.
Jocelyn Ivette Ponce Campusano
Jocelyn Ivette Ponce Campusano (Lucero Reyes)

Tampico

Jocelyn Ivette Ponce Campusano estudia la licenciatura de gastronomía, cuenta que aunque algunas veces es complicado estudiar esta carrera por el lado económico, ya que cada semestre tiene un valor aproximado de 40 mil pesos, a eso se le suma que proviene de otro municipio (Pánuco) y viaja todos los días para asistir a clases, teniendo un gasto por mes de 3 mil pesos.

"Para mi representa una gran oportunidad", dice mientras sonríe y comenta que son cuatro años lo que dura la carrera, divididos en ocho semestres la duración de esta especialidad.

Para ella su mayor sueño es llegar a contar con un restaurante de nivel internacional, que esté dentro de su estado (Veracruz) y lograr posesionarlo a la altura como los que se encuentran en Mérida y otros lugares turísticos. Para eso primero tiene que desempeñarse en restaurantes importantes internacionales.

"Quiero viajar pero regresar a mi país, ya que uno de mis objetivos es poder administrar restaurante, alcanzar la mayor categoría, yo quiero es ser Chef ejecutivo, este es encargado de la cocina en general, es quien da las ordenes y elabora el menú, así como también crea diversas estrategias de mercadotecnia para poder vender".

La estudiante de artes culinarias refiere que es difícil para alguien que viene de fuera estudiar cocina, porque a pesar de tener en Tampico la escuela, muchas de las veces tienen que viajar a otros lugares, debido a que este lugar no cuenta con la infraestructura requerida para poder realizar prácticas y aprender de los profesionales, y es que desafortunadamente en Tampico, Madero y Altamira no se cuenta con mucha variedad de cadenas como en otras ciudades.

"A pesar de ser puerto no se cuenta con buenas condiciones y sobre todo donde te paguen bien es complicado, yo ahora estoy en quinto semestre y ya realicé prácticas en el hotel Camino Real y en Monterrey en un restaurante", dijo.

Otro de los problemas con el que se enfrentan es que en el sur de Tamaulipas existen muchos restaurantes pequeños que no cuentan con el organigrama, y por esta razón al momento que van a solicitar terminan haciendo todo el trabajo.

"Y todo esto sin alguna gratificación porque son prácticas" y de alguna manera comenta es benéfico porque precisamente por esto muchos jóvenes que realizan su servicio en este tipo de lugares pueden ocupar un nivel gerencial más rápido de lo que se imaginan.

"No estoy informada sobre los sueldos aquí, pero son muy bajos tomando en cuenta que la carrera es muy cara; sobre todo para los que venimos de fuera, porque yo no pago hospedaje o pensión, pero hay quienes vienen de más lejos y sí pagan renta y tienen más gastos".