Chatarra, los 21 mil microbuses del DF

Concesionarios exigen al Gobierno del Distrito Federal programas para mejorar el servicio.
Microbus
(Archivo)

México

El Gobierno del DF tiene “en el olvido” a los microbuses desde hace más de 10 años, según concesionarios de este transporte, quienes se quejan de que no hay programas para mejorar el servicio. Esta situación ha generado que las 21 mil unidades que circulan por la capital sean considerados chatarra por los propios choferes.

La propia administración de Miguel Ángel Mancera en el Padrón de Microbuses 2013, hecho por la Secretaría de Transportes y Vialidad, reconoció que nueve de cada 10 microbuses ya rebasaron su vida útil.

También admite que 77 por ciento de los micros superan dos décadas de vida, lo que convierte en obsoletas esas unidades.

De acuerdo con la ley, las unidades destinadas al servicio público de transporte de pasajeros en el DF deben ser sustituidas cada 10 o 15 años desde su fabricación.

Se calcula que al menos 11 millones 900 mil personas, 60 por ciento de quienes utilizan transporte público, se desplaza a su destino por esta vía.

En entrevista con MILENIO, Nicolás Vázquez, dirigente de la Unión de Transportistas Nuevo Milenio, aseveró que el sector se siente “olvidado y relegado” por el gobierno capitalino, pues desde la administración de Andrés Manuel López Obrador el GDF ofreció el Programa de Sistema Integral de Transporte y Vialidad, donde no solo se regularizaría el servicio, sino que modernizarían sus vehículos.

“Nosotros lo empezamos a exigir en 2004,  nunca se ha dado una respuesta, ni con López Obrador ni con (Marcelo) Ebrard ni ahora con (Miguel Ángel) Mancera. La ultima aproximación a un proyecto de este tipo lo hizo el Instituto para las Políticas Públicas de Transporte y lo presentó hace varios meses como un proyecto de 29 corredores del Metrobús, pero de los micros nada”, dijo.

En ese sentido, aseveró que la Ciudad de México no puede dejar que su movilidad dependa solo del Metrobús, porque si bien es cierto que es un medio positivo, es inaccesible en varios puntos de la capital.

Consideró que si el jefe de Gobierno capitalino continúa con los bonos de chatarrización (que suspendió el año pasado) de 100 mil pesos para el cambio de unidades, el parque de micros se renovará con 2 mil millones de pesos, “20 veces menos de lo que costó la malograda Línea 12 del Metro (22 mil millones de pesos)”.

Recordó que existen 93 rutas y mil 200 derramales que cruzan varias colonias y llegan a los puntos más recónditos del DF.

“La ciudad no puede ser solo Metrobuses y bajo esa situación hay que darnos una vuelta por las inmediaciones de la Línea 2 (Tepalcates-Tacubaya) y la Agrícola Oriental, y constatar que es insuficiente”.

Dijo que la terminal ubicada en Tepalcates disminuyó los micros que se adentran en colonias como Rodeo, Tepalcates y Pantitlán, por lo que ahora los usuarios gastan más en taxi para llegar a su casa.

“Esto trae como consecuencia que a las 9 o 10 de la noche el transporte dentro de las colonias prácticamente se terminó y se tiene que usar un taxi por la inseguridad, y eso genera un gasto de más de 30 pesos”, refirió.

Reconoció que el servicio que brindan no es el mejor, pero cada día trabajan para dignificarlo.

Entre los microbuseros tienen una frase: “cada mano estirada es un bolillo para la casa” y muchas veces la máxima genera accidentes por correr por el pasaje.

Un operador de microbús gana al día entre 200 y 350 pesos, trabajando en alguno de estos horarios: de cuatro de la mañana a una de la tarde, o bien, de una de la tarde a 10 de la noche.

Durante su recorrido hace varios gastos, como llenar su tanque de gasolina, que le cuesta aproximadamente 700 pesos; ayuda a los cronómetros con 10 o 20 pesos; asimismo, entregan una cuota de 220 pesos a la autoridad, en particular a la Dirección de Paraderos, que lidera Jesús Lucatero.

Ese dinero tiene que ser destinado para la mejora y mantenimiento de los paraderos del DF; sin embargo, son los lugares más inseguros y antihigiénicos. Tampoco saben adónde van esos recursos que tienen que entregar puntualmente para seguir operando.

En ese sentido, Vázquez criticó que el gobierno que encabeza Mancera toma decisiones “al vapor” sin previo análisis de impacto social, ambiental y económico, como el Hoy no Circula sabatino.

“Es una mentira ese eslogan de ‘Decidamos juntos’, a nosotros nunca nos pidieron opinión ni nos avisaron. Además, es ilógico quitarle el vehículo a la ciudadanía y al mismo tiempo la opción de usar el transporte público”, refirió.

El dirigente transportista aseguró que los microbuseros están a favor del cambio de sus unidades para optimizar el servicio en la Ciudad de México, pero pide mayores apoyos económicos tanto del gobierno local como del federal.