La entidad gestiona tres nuevas áreas protegidas

Vallarta, Chapala y la Barranca de los ríos Santiago y Verde son prioridad de trabajo este año; reservas consolidadas tienen disponibles más de 34 mdp.
Las zonas a proteger en el municipio ribereño es Cóndiro-Canales y cerro San Miguel, al oriente del Cerro Viejo
Las zonas a proteger en el municipio ribereño es Cóndiro-Canales y cerro San Miguel, al oriente del Cerro Viejo (Milenio)

Guadalajara

Jalisco establecerá este año las bases de tres nuevas demarcaciones naturales protegidas: el área de protección hidrológica de los ríos Santiago y Verde, al norte de la conurbación tapatía; el cierre del cinturón verde en torno al lago de Chapala y el blindaje del cordón de bosques y selvas que rodea a Puerto Vallarta entre el río Ameca y Cabo Corrientes, proyecto denominado El Edén.

De estos, el primero y el tercero fueron originalmente planteados como reservas protegidas federales, pero su gestión se ha empantanado pese al avance de las amenazas que generan proyectos de infraestructura y las propias manchas urbanas con las que colindan. En el caso de Chapala, las zonas a proteger, Cóndiro-Canales y cerro San Miguel, al oriente del Cerro Viejo, ya presentan avances en manejo sostenible que puede acelerar los procesos, dijo el director general de protección ambiental de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet), Antonio Ordorica Hermosillo.

El funcionario destacó que además, se tiene una bolsa de recursos más atractiva en el presente año para manejar las áreas naturales. Además de poco más de 19 millones de pesos del bosque La Primavera, el presupuesto más alto de su historia, las áreas con decreto federales también coadministradas por el estado, Nevado de Colima y Quila, se reparten una bolsa de diez millones de pesos, mientras otra bolsa de cinco millones de pesos tiene aplicación en las cuatro zonas con decreto estatal: Bosque Mesófilo Nevado de Colima, Sierra del Águila, Cerro Viejo y Bosque de Arce en Talpa. El total ronda 34 millones de pesos.

"Ya tenemos ahí un avance importante, capital semilla para hacer un trabajo con las comunidades y mantenerlo", puso en relieve.

A largo plazo, Jalisco debe desarrollar una economía que reconozca la contribución de las áreas naturales a su desarrollo social y económico; no simplemente como espacios naturales y de recreo, sino como espacios que aportan servicios básicos como el agua, el clima, la retención de suelos y la biodiversidad.

"Tenemos oportunidad con la participación más amplia que siempre deriva del uso de los recursos hídricos; estamos haciendo uso del agua, y esto debe derivar en arreglos que debemos llevar más allá de la conservación y más allá de lo económico; en el futuro no se trata sólo de tener agua sino del eje del propio desarrollo; debemos ver hacia las cuencas y cómo conservamos y cómo compensamos esos servicios ambientales", añadió.

Ordorica Hermosillo señala que se optó por esquemas estatales en río Santiago y Puerto Vallarta para generar procesos más rápidos y que las autoridades locales se involucren de forma más directa.

"Es más rápido el proceso de la declaratoria del propio decreto; pero tenemos que construir el polígono y ver el alcance de este programa de conservación de la montaña de Vallarta con los dueños, poseedores, aprovechamientos forestales y los propios municipios", ponderó en torno al más delicado de los procesos a gestionar, que tiene que ver con el emporio turístico de Puerto Vallarta.

- La presión para el tema del libramiento carretero apremia, y hay cada vez más permisos de construcción hacia la zona de montaña...

- Sí, hay prisa, los esquemas de conservación no deben ser burbujas o esquemas de no tocar, pero es importante trabajar en esquemas de conservación para definir cuáles son las áreas prioritarias, bajo qué criterios se pueden manejar, y en dónde habría desarrollos de ciertas características, pero debemos adelantarnos para que el proceso sea ordenado y se respete lo más valioso para los ecosistemas y para los intereses de la sociedad misma, a la que esos bosques y selvas garantizan una calidad de vida.

Claves

Tres reservas

- El Edén. Ubicada en el anfiteatro de bahía de Banderas, con algunas de las selvas medianas mejor conservadas que le restan al país. Entre 150 mil y 200 mil ha

- Ríos Santiago y Verde. Las barrancas del norte de Guadalajara, fuertemente contaminadas pero con recursos esenciales para la calidad de la metrópolis. 55 mil ha

- Cinturón Verde de Chapala. Al oriente del ya protegido Cerro Viejo, para establecer reglas en el desordenado proceso de ese territorio. Entre 20 mil y 30 mil ha