Centro prepara a jóvenes de proyecto minero en Guerrero

En febrero de 2016, 8 estudiantes estarán preparados para unirse a las labores en el Centro de Explotación, Rey de la Plata, informó Sergio Barrientos Hernández, director del Cetlar.
En La Laguna, el nivel de las ofertas de empleo publicadas es bajo.
Está abierto el proceso de reclutamiento para la siguiente generación de técnicos en Electricidad e Instrumentación. (Manuel Guadarrama)

Ocampo, Coahuila

El Centro de Estudios Tecnológicos de La Laguna Rey (Cetlar) ya prepara a quienes próximamente laborarán en el proyecto minero de Grupo Peñoles en la comunidad de Teohuixtla en el municipio de Teloloapan, Guerrero.

Sergio Barrientos Hernández, director de la institución, explicó que de momento 8 jóvenes de poblados cercanos de donde está ubicado el centro de explotación denominado Rey de Plata.

"Tenemos 8 jóvenes que van a egresar en febrero de 2016, sin embargo en julio tendrán una estadía para que conozcan el trabajo de procesos de minas", dijo.

Añadió que también está abierto el proceso de reclutamiento para la siguiente generación de técnicos en Electricidad e Instrumentación, así como Mecánica General. Para eso realizan sondeos entre los poblados cercanos a la zona del proyecto minero y en instituciones de educación media superior.

"Si los jóvenes se quedan en sus comunidades se dedican al campo y por eso cuando llegan aquí lo ven como su oportunidad de oro". 

"Estamos en el proceso de reclutamiento también y esperamos que en la siguiente generación podamos recibir a diez candidatos", comentó.

Resaltó que el objetivo que Grupo Peñoles tiene tanto para los estudiantes de esa zona de país como del resto está vinculado a que aprendan lo necesario para formar parte del corporativo, además de incentivarlos a que sigan con estudios a nivel ingeniería.

"Esperamos que una vez que terminen puedan retornar a sus unidades y ser agentes de cambio, es decir, jóvenes muy valiosos en las áreas de continuidad operativa. Peñoles los abraza y los sigue capacitando para que estén motivados a estudiar una ingeniería", afirmó.

Barrientos Hernández indicó que una peculiaridad de los jóvenes guerrerenses es que tienen un mayor compromiso y en parte lo adjudica a que en esa entidad no existen muchas oportunidades laborales vinculadas a la industria.

"Algo que hemos detectado con los jóvenes de allá es que a mayor necesidad es más el compromiso. Nos llegan aspirantes así y quisiéramos más, pues además de que resultan muy respetuosos hemos tenido experiencias muy gratas con ellos", explicó.

Mencionó que por lo regular las personas provenientes de esa entidad centran la mayor parte de sus actividades en el campo, sin embargo como esa actividad no atraviesa un buen momento los adolescentes ven como una buena oportunidad incorporarse al Cetlar.