César Garza no redujo deuda de Guadalupe, la incrementó

Cifras revelan que el ex munícipe de Guadalupe concluyó su administración con un adeudo de mil 100 millones de pesos, pese a presumir calificación crediticia.
Se quejaba de la carga financiera. La dejó peor.
Se quejaba de la carga financiera. La dejó peor. (Archivo)

Guadalupe

Pese a que el ex alcalde de Guadalupe, César Garza Villarreal, presumió hace unos días que durante su administración incrementó la calificación crediticia y redujo la deuda que heredó de las dos administraciones anteriores en tan sólo tres años, la deuda total aumentó 52.1 por ciento, mientras que la no bancarizada se incrementó en 260 por ciento.

Una compilación hecha por MILENIO Monterrey a las finanzas de las dos anteriores administraciones priistas encabezadas por Ivonne Álvarez García y Garza Villarreal -sustentada en información oficial de notas informativas y del propio proceso de transición-, con respecto a la actual que encabeza Francisco Cienfuegos, revela que la deuda total del último trienio nunca se redujo, y más bien aumentó 52.1 por ciento.

La deuda total aumentó 52.1 por ciento, es decir, pasó de 723 millones de pesos que dejó la administración de Ivonne Álvarez pasó a mil 100 millones de pesos al término de la gestión de Garza Villarreal.

Por lo que respecta a la deuda no generada con créditos bancarios, el alza fue de 260 por ciento, al pasar de 145 millones de pesos, con Álvarez García, a 522 millones de pesos al final de la administración de César Garza Villarreal.

El pasado 1 de febrero, el ex alcalde de Guadalupe y Apodaca aseguró que durante su administración guadalupense incrementó la calificación crediticia y redujo la deuda que heredó de las gestiones anteriores.

"Los montos adeudados coinciden con la retención de 52.5 millones de pesos del anterior gobierno estatal (de Rodrigo Medina) mismos que ya fueron entregados a la actual administración que encabeza Francisco Cienfuegos.

"(...) Respecto a las demandas por más de 200 millones de pesos corresponden a adeudos que no se originaron durante mi gestión al frente del ayuntamiento de Guadalupe", sostuvo el ex alcalde a MILENIO Monterrey.

Sin embargo, los números de las finanzas que dejó Garza Villarreal parecen desmentirlo.

El pasado 27 de septiembre, el entonces alcalde saliente señaló que el municipio tenía un gasto de operación mensual de más de 80 millones de pesos y que el apalancamiento de 60 días es una práctica normal, como lo que sucede en todos los municipios, ya que ninguno entrega en cero a los proveedores.

En ese momento, su homólogo electo Francisco Cienfuegos y el propio Garza Villarreal informaron que había una deuda de 800 millones de pesos, 17 por ciento menor -unos 300 millones de pesos- a lo que le fue heredada por el alcalde interino Carlos Rodríguez, tras la salida de Álvarez García.

"Como lo informé en la Secretaría de Finanzas y su Tesorería, el municipio de Guadalupe no adquirió nueva deuda, sino la redujo un 17 por ciento de la actual deuda que tenía, es decir, las finanzas están sanas, y tienen un nivel de calificación que habla mejor de la administración actual, no es dicho por el alcalde.

"Una de las principales calificadores a nivel nacional le mejoraron el nivel crediticio y de calificación en tres niveles con perspectiva estable, está cercana a los 800 millones de pesos y se tuvo una reducción de casi 300 millones de pesos de deuda", señaló Cienfuegos durante el proceso de transición, aunque parece que la información aún no la tenía completa.

También ambos informaron que el municipio erogaba en ese entonces un monto aproximado de 25 millones de pesos mensuales por concepto de pago a mueblerías, empresas de seguros y otros proveedores que forman parte de los apoyos y beneficios que reciben los burócratas y trabajadores sindicalizados.