Cero tolerancia para pederastas en la Iglesia: asesor del Papa

El cardenal Óscar Andrés Rodríguez señaló que conoce casos en que se han involucrado sacerdotes de varios países, aunque no tiene información sobre el asunto de Henry David Betancourt Morales
El arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa y el cardenal de Honduras, Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga.
El arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa y el cardenal de Honduras, Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga. (Foto: Gabriela Martínez)

Puebla

El cardenal de Honduras, Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, quien es uno de los asesores del Papa Francisco, y quien forma parte del Consejo que buscará la reforma de la Curia romana, aseguro que en la Iglesia Católica no hay lugar para curas pederastas.

Señaló que conoce de los temas de pederastia en los que se han involucrado sacerdotes de distintos países, sin embargo, dijo que no tiene información sobre el caso de Henry David Betancourt Morales, párroco de la iglesia Salesiana, ubicada en 17 Poniente y 5 Sur de esta ciudad, quien es acusado del delito de pornografía infantil.

Resaltó que la Iglesia mantiene como política cero tolerancia a los curas pederastas y expresó que sólo Dios sabe lo que pasa por los corazones de quienes abusan de menores.

En conferencia de prensa acompañado por el arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, en el Seminario Palafoxiano, Rodríguez Maradiaga señaló que la principal misión de la Iglesia Católica sigue siendo la de evangelizar, por lo que, los sacerdotes deben estar preparados ante los nuevos retos.

"Los tiempos van cambiando, hay instituciones que a lo mejor en el pasado daban buena respuesta a ciertos problemas y ahora quizá necesitan cambios y esto es lo que el Papa escuchó en las reuniones precónclave", destacó.

Comentó que la Iglesia Católica está preocupada por problemas como la pobreza, la migración y el hambre, temas en los que los sacerdotes deben estar presentes.

"A veces vemos que hay mucha problemática en el mundo y sabemos, como el papa Francisco nos ha dicho: quiero una Iglesia pobre para los pobres. Ñas pobrezas de hoy día, que nos tocan muy de cerca son los migrantes y las migraciones, aquellos que se sienten excluidos", destacó.

Agregó que la Iglesia se encuentra en un proceso de cambio, el primero fue el económico con el nombramiento de un área de finanzas; mientras que ya se trabaja en la reforma de los consejos y tribunales eclesiásticos con el objetivo de establecer una nueva constitución apostólica.