Obispo de Torreón inicia la cuaresma en el Cereso

Ofreció una misa a los 250 internos y además les puso la ceniza. Pidió no ser indiferentes, no marginarse y no fomentar el aislamiento, "debemos convivir con los necesitados".

Torreón, Coahuila

El Obispo de Torreón, José Guadalupe Galván Galindo, ofreció una misa a los internos del Cereso para posteriormente dar ceniza por el inicio de la cuaresma.

Dijo que en el tiempo de cuaresma es momento de acercarse con los hermanos de la fe cristiana, quienes esperan siempre la ayuda en situaciones críticas de la vida, por lo que la oración y la caridad son prácticas que se deben de fomentar.

"Es el tiempo de no ser indiferentes, a veces nos marginamos y fomentamos el aislamiento, pero no debemos actuar así sino tenemos que saber convivir con los necesitados", dijo.

El Obispo fue recibido con mucho cariño por parte de las autoridades del Cereso y de los internos.

Enfatizó que el corazón debe ser más generoso y leal al prójimo para que sienta el apoyo y amor.

Fueron 250 internos entre mujeres y hombres los que acudieron a la capilla del penal, donde se ofició la misa, se leyeron las escrituras y se impuso la ceniza.