Cerca de 15% de casas de empeño son irregulares

La crisis económica y la demanda del servicio ha motivado a que en los últimos años en México se abran decenas de estos negocios, algunos de ellos están fuera de la ley.
En el país hay entre 7 mil y 8 mil negocios de este tipo.
En el país hay entre 7 mil y 8 mil negocios de este tipo. (Héctor Mora)

Pachuca

El negocio pujante de las casas de empeño ha obligado a modificar algunas leyes para regular esta actividad; sin embargo, a pesar de que no se tiene una estadística formal en México, la Asociación Nacional de Casas de Empeño (ANACE) considera que al menos 15 por ciento de esos negocios son irregulares, pues no están avaladas ni supervisadas por las autoridades.

La crisis económica y la demanda del servicio ha motivado a que en los últimos años en México se abran decenas de estos negocios, algunos de ellos fuera de la ley, lo que deberá de evitarse con las modificaciones hechas en 2013 a la Ley Federal de Protección al Consumidor, señaló el presidente de la ANACE, Adolfo Vélez.

“Estas reformas traen como consecuencia que un rubro importante de casas de empeño irregulares dejen de operar, de manera que estaremos en mejores posibilidades de otorgar un mejor servicio a los clientes”.

En México hay entre 7 mil y 8 mil casas de empeño, de las cuales entre 200 y 300 están ubicadas en el estado de Hidalgo, un sitio donde han proliferado, pues se trata de uno de los estados más pobres de la República.

“Es innegable que donde hay mayor necesidad, pues hay una mayor demanda de empeño y por eso estos negocios crecen; sin embargo se debe regular porque algunas de estas casas de empeño no son serias y echan a perder el trabajo de los demás”.

Las casas de empeño son empresas comerciales e instituciones de asistencia privada que otorgan un préstamo a alguna persona con una garantía prendaria, es decir, la garantía es un bien mueble. Por lo general joyas, anillos y relojes. Estos esquemas de negocio pueden ser constituidos con fundamento en legislaciones de asistencia privada o conforme en legislaciones mercantiles.

Las Instituciones de Asistencia Privada en nuestro país se encuentran reguladas como tales desde 1943, sin embargo hasta hace unos años se ha empezado a hablar de su regulación y en este mismo año la Procuraduría Federal del Consumidor hará un padrón con cada una de ellas. La idea es que sólo se les permita operar a aquellas que tengan su contrato de adhesión con la Profeco para verificar que estén actuando dentro de la ley.

Actualmente, la Profeco lleva a cabo un Operativo Especial en Casas de Empeño, donde han sido supervisadas más de 25, sin que hayan detectado anomalías. El operativo se llevará a cabo este mes en municipios como Pachuca, Tulancingo, Tula, Ixmiquilpan, Tizayuca y Huejutla, entre otros.

Enero y agosto, crece la demanda

En enero y agosto las solicitudes de empeño aumentan hasta  50 por ciento por el regreso a clases  y las vacaciones, pues existen personas que no hacen una correcta planeación de gastos o que tienen imprevistos, por lo que ir a empeñar alguna prenda es la única salida que encuentran a la falta de dinero y la necesidad inmediata de resolverlo.

El Gerente regional de la zona sur 4, donde se encuentra Hidalgo, de Nacional Monte de Piedad, Ignacio Flores Cadena, destaca que estas dos épocas del año son cuando más pignorantes acuden a solicitar un préstamo por medio de una prenda, que en muchos casos puede ser alhajas, electrodomésticos, equipos de electrónica, y hasta automóviles.

“La gente empeña lo que tiene, no importa si es algo indispensable como su refrigerador, lo que necesita es el préstamo, y nosotros lo entendemos, por eso lo que tratamos siempre es de darle las mejores facilidades para que pueda recuperarlo porque sabemos que se trata de algo importante para las familias”.

Diferencias

En México existen dos tipos de casas de empeño, las empresas privadas mercantiles y las Instituciones de Asistencia Privada (IAP). En cuanto a las empresas privadas mercantiles, que pueden o no estar registradas ante la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), instancia que vigila su actividad y quien autoriza los términos del contrato de adhesión con el que realizan sus operaciones con los pignorantes (personas que recurren a este tipo de préstamos), lo que protege al usuario de cláusulas abusivas.

Para saber si una casa de empeño tiene sus contratos de adhesión registrados ante la Profeco consulta www.burocomercial.gob.mx

Las Instituciones de Asistencia Privada no tienen propiamente fines de lucro; aunque sí obtienen un beneficio de los empeños. Ejemplos de IAPs son el Nacional Monte de Piedad, Montepío Luz Saviñón y la Fundación Rafael Dondé.

Las diferencias se resumen en dos aspectos. Uno, el costo del préstamo, pues mientras el CAT promedio de las casas de empeño privadas se ubica en más de 250%; en el caso de las IAP es de 120%, según la Profeco. Además,  las IAP tienen cobros mensuales, mientras que las casas de empeño particulares pueden tener cobros semanales o quincenales.