Desarrollo Económico pide se acaten los reglamentos de uso

Pretenden generar sentimiento de pertenencia ciudadana en Paseo Morelos, exigen respeto para el sitio a los dueños de residencias y negocios, pues se busca que en el lugar se dé la convivencia.
La obras del Paseo Morelos, en peligro de quedar "abandonadas" como el Centro Histórico.
La obras del Paseo Morelos, en peligro de quedar "abandonadas" como el Centro Histórico. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

Desde que comenzó el año, la avenida Morelos y donde está previsto a finales de año quede concluido el paseo del mismo nombre, ha sido blanco de diversos escándalos y los más recientes están vinculados a los daños al mobiliario urbano.

La polémica en la vialidad comenzó el primer día del 2016, cuando derivado de las lluvias de de comienzo del año sobrevino un hundimiento en el que cayó una unidad del transporte público debido al reblandecimiento del pavimento. El incidente ocurrió a la altura de la calle Santiago Rodríguez.

Tras lo sucedido, la autoridad municipal y la constructora encargada de las obras de la primera fase del Paseo Morelos, las cuales fueron enfocadas a la subterranización de diversos tipos de cableado y la instalación de drenaje pluvial, argumentaron que sucedió porque no fueron interconectadas las líneas todavía.

Sin embargo, el 10 de marzo tuvieron lugar más hundimientos por las lluvias y en esa ocasión ocurrió entre las calles Ramón Corona e Ildefonso Fuentes, lo cual forzó a las autoridades a abrir un tercer frente de trabajo de la segunda etapa, la cual consiste en el hermoseamiento y el acabado arquitectónico.

Eso provocó que los comerciantes de ese tramo de la avenida manifestaron su inconformidad, pues alegaron ya había una programación preestablecida y esas modificaciones merman sus ventas.

Durante el mes de mayo, ha habido controversia con respecto a los daños presentado en el mobiliario urbano, en concreto los bolardos y las jardineras.

A finales de ese mes, el 29 de marzo, los comerciantes de la avenida realizaron una protesta ante el retraso de las obras y la cual incluyó una "inauguración" simbólica de la vialidad.

Aprovecharon para reclamar la dificultad para obtener estímulos fiscales para aminorar sus pérdidas económicos.

La reacción de la autoridad, en ese caso del alcalde Miguel Riquelme, fue solicitar que no hicieran más "shows mediáticos", pues él también los puede aplicar y lo conveniente es conciliar para dar solución a los problemas.

Durante el mes de mayo, ha habido controversia con respecto a los daños presentado en el mobiliario urbano, en concreto los bolardos y las jardineras e incluso circuló en redes sociales un video donde presuntamente aparecen los responsables de algunos actos.

La semana pasada el propio alcalde anunció que ante los hechos, van a colocar cámaras de videovigilancia en cada cruce del paseo y de esa forma mantener una atención más especializada.

Adelantó también que en este mismo mes pretenden presentar la reglamentación para el nuevo paseo público, además de que en eso están involucrados diversos organismos y funcionarios.

También informó que buscan que cada una de las cuadras de Paseo Morelos, cuente con un representante que pueda dialogar con la autoridad.

De momento las obras de la segunda fase del paseo presentan un avance de poco menos del 40% y está previsto que para el mes de octubre, las 17 cuadras que lo abarcan estén concluidas.