El 75% de casos de violencia a la mujer pasa a los hijos

La titular del Centro de Justicia para la mujer en Torreón informó que durante el 2014 y 2015, atendieron a 3 mil 800 menores que habían vivido de una manera colateral las agresiones entre sus padres.
La titular del Centro de Justicia para la Mujer en Torreón informó que durante el 2014 y 2015 el 75% de los casos de violencia a la mujer también los hijos fueron atendidos.
La titular del Centro de Justicia para la Mujer en Torreón informó que durante el 2014 y 2015 el 75% de los casos de violencia a la mujer también los hijos fueron atendidos. (Haide Ambriz Padilla)

Torreón, Coahuila

Natalia Fernández Martínez, titular del Centro de Justicia para la Mujer (CJM) en Torreón reconoció que la violencia tiene siempre efectos colaterales y la violencia que vive una mujer en su casa, permea en sus hijos.

La instancia reconoce que de 8 mil mujeres que fueron atendidas en el CJM durante el 2014 y 2015, el 75 por ciento de los casos también afectó a sus hijos.

Fueron 3 mil 800 menores atendidos por el CJM como primera instancia detectora de violencia, con un programa de contención inmediata, para luego dar parte a la Pronnif.

"Las mujeres que viven violencia, generalmente tienden a reproducir patrones de violencia con sus hijos, es decir las mujeres se desquitan con sus hijos por lo ocurrido con sus parejas".

"Las instancias como el Centro de Justicia para las Mujeres de Torreón están obligados a dar parte a las demás instituciones involucradas en un caso de violencia o maltrato infantil, nos coordinamos con la Pronnif, el DIF y el CAIF, se trata de priorizar los derechos de los niños".

Resaltó que Coahuila es un Estado vanguardista en ese tema, ya que es de los únicos lugares que cuenta con Centros de Justicia para la Mujer y que trabaja de manera coordinada con la Procuraduría de los Niños, las Niñas y la Familia (Pronnif) en casos donde la violencia intrafamiliar transgrede a los menores de edad.

Explica que la Pronnif como órgano descentralizado del DIF tiene la autonomía y la facultad de absorber estos casos que se detectan de primera instancia en el Centro de Justicia para la Mujeres en Torreón.

"La Pronnif es la institución encargada de velar por la seguridad jurídica, mental y física de los menores, el equipo interdisciplinario que opera en esa instancia analiza caso por caso, son ellos quienes deciden si se retira o no los niños del seno familiar, si los parientes pierden la patria potestad de los menores y los resguarda el Estado para luego darlos en adopción".

Natalia Fernández señaló que la raíz es la violencia cultural a la que se enfrentan las mujeres en nuestro país, ya que el machismo es culpable de invisibilizar las acciones que atentan contra la integridad de las mujeres, además de normalizar la violencia como un sistema de dominación que permea en todos los miembros de una familia.

Fernández Martínez advirtió que la violencia siempre tiene daños colaterales, esta puede presentarse en sus distintas modalidades, ya sea física, psicológica, patrimonial, jurídica o económica.

"Las mujeres que viven violencia, generalmente tienden a reproducir patrones de violencia con sus hijos, es decir las mujeres se desquitan con sus hijos por lo ocurrido con sus parejas, como el lamentable caso ocurrido recientemente en Gómez Palacio, donde la mujer mata a su propia hija luego de discutir con su pareja", señaló.

Comentó que existen otros casos donde los hombres también violentan a los hijos de su pareja, "lo que vemos en el CJM es que la violencia engendra más violencia, los niños que viven en una familia transgresora y violenta, suelen presentar conductas autodestructivas o de violencia contra los animales".

Advirtió que la violencia siempre tiene daños colaterales, esta puede presentarse en sus distintas modalidades, ya sea física, psicológica, patrimonial, jurídica o económica.

Asegura que el 75 por ciento de las mujeres atendidas en el CJM, sus hijos sufren de violencia colateral.

Existe un grupo de reflexión de niños y niñas, donde se graduaron 20 menores en este 2015, es una medida que se adoptó como Centro de Justicia para las Mujeres, para cortar el ciclo de violencia que viven estos menores, esa iniciativa ya fue reconocida por ONU Mujeres, ya que el CJM es el único que la aplica en el país.