Centro de Justicia de la Mujer tarda horas en atender

No son de 15 a 20 minutos como presumen las autoridades en Torreón. De tres a cinco horas tuvieron que esperar mujeres que perdieron el miedo de pedir ayuda, luego del maltrato en el hogar.
Centro de Justicia de la Mujer en Torreón.
Centro de Justicia de la Mujer en Torreón. (Milenio Digital)

Torreón, Coahuila

A sus 29 años Martha, su nombre real se omite por seguridad, está separada de su esposo desde hace años. Tiene tres hijos pequeños. Al prinicipio, su ex le apoyaba en lo económico y visitaba a sus hijos.

Se tuvo que separar por que su pareja ejercía violencia contra ella y sus niños, incluso el sujeto le disparó, pero por fortuna no logró acertar en el blanco. Él se fue unos meses de la ciudad y regresó en este año, consiguió otra pareja y pidió la custodia de los niños.

Martha trabaja en una maquiladora. Su sueldo es muy bajo y es el único sostén de sus hijos y de sus padres, pues vive con ellos en una localidad rural de Torreón. 

La Directora Natalia Fernández, informó que han tenido días de actividad intensa, pero que los tiempos de atención, desde que llega la mujer, son de 15 a 45 minutos cuando mucho.

Adriana Romo, integrante de la Red Regional de Mujeres de La Laguna, conoció del caso. La víctima le dijo que ya había acudido a muchas instancias de la localidad para pedir orientación y apoyo, pero sin éxito. 

"Habíamos ido hacía poco a un informe en el Centro de Justicia donde dan a conocer logros y avances. Me ofrecí a ir con ella, le dije que la iba a acompañar a un lugar donde la iban a atender muy bien", y se fueron el lunes 15 al Centro de Justicia de la Mujer de Torreón. 

Previamente, Adriana llamó para preguntar si tenían que hacer cita o algo y se le dijo que no era necesario, pues sólo tenían que llegar, lo que sucedió a eso de las 13:00 horas. 

Se consiguió el permiso en la maquiladora donde trabaja Martha para que saliera y calcularon que se tardarían algunas dos o tres horas. 

Una recepcionista tomó los datos de Martha y le pidió que esperara para pasar con la trabajadora social. En recepción duraron como media hora y la pasaron a la "Sala de Bienvenida", un espacio de espera cerrado. Por cierto, no hay agua ni baño en la sala ni en la recepción. 

Pasó una hora y Adriana pensó que ya iba a salir, pero se asomó a la sala, ella y otras cuatro mujeres estaban sentadas esperando a ser llamadas. 

"Yo pude estar con ella hasta las cinco de la tarde, dieron las cinco y a esa hora todavía no pasaba con la trabajadora social". 

Antes de irse, se metió a la sala, a propósito para escuchar la conversación de las mujeres que estaban esperando. Una manifestó que llegó la primera vez a las diez de la mañana y la atendieron a las cuatro, iba golpeada por el esposo y el médico ya no la vio por que sale a las 15:00 horas. 

Esa misma mujer, indicó que había sido canalizada ante el Ministerio Público para denunciar por la agresión y que al regresar al Centro, nadie supo donde quedó su denuncia. Se perdió. 

A Martha la pasaron hasta las 18:00 horas con la trabajadora social, que presuntamente luego la iba a pasar con una abogada. Pero ya no la pasó por que ya no estaban en ese momento, cinco horas después de que llegó a pedir ayuda. Martha salió después de las 19:00 horas. 

Además, la trabajadora social le pidió que volviera con un expediente del Juzgado de lo Familiar por la copia, trámite engorroso y que tampoco es sencillo, según le dijeron a Martha, quien acudió al Juzgado, sin éxito. 

Perdió el día de trabajo, que desde luego le será descontado, perder otro día, puede significar el despido. Martha está asustada, tiene miedo y no puede por ningún motivo, solventar la ayuda de un abogado particular. 

Adriana le brindó apoyo a través de una abogada para que la orientara al menos en la solicitud del expediente del Juzgado. "Fue un favor personal, por que por la vía institucional..." 

Esto sobre el caso de Martha. De las que estaban con ella, dos se fueron por que no podían quedarse, en la recepción otras mujeres llegaron y se tuvieron que ir. "Una dijo, yo regreso otro día, si es que regresan". 

Eso sí, el trato de los trabajadores fue amable, destacó Adriana. Aunque confesó que terminó sintiéndose culpable por haberla llevado. "No queremos criticar. Lo único que pedimos, es que si hay un Centro de Justicia para Mujeres y más como lo anuncian, deben buscar estrategias para brindar atención más eficaz".

Cada mujer que acude a este lugar, llega en estado vulnerable y es difícil que se animen a acercarse a buscar ayuda, ante las amenazas del cónyuge. Es primordial, que reciban una atención expedita. 

Por su parte, en entrevista telefónica, la Directora del Centro de Justicia de la Mujer, Natalia Fernández, informó que han tenido días de actividad intensa, pero que los tiempos de atención, desde que llega la mujer, son de 15 a 45 minutos cuando mucho. 

A partir de este viernes 19, trabajadores del Centro van a estar en periodo vacacional, pero van a contar con guardias en horarios específicos, informó.

Se le cuestionó sobre el protocolo de atención a las mujeres y tienen una guía general en la que se basan. Dos áreas, la de Acceso a la Justicia y el Centro de Empoderamiento, son donde se obtiene la información de las mujeres, que son canalizadas a donde se considera pertinente. 

Martha perdió el día de trabajo, que desde luego le será descontado, perder otro día, puede significar el despido. Está asustada, tiene miedo y no puede por ningún motivo, solventar la ayuda de un abogado particular.

También cuentan con seguimiento, informó Natalia Fernández así como con profesionales de diversas áreas, incluso pediatras. En casos determinados, se les lleva a un refugio para salvaguardar su integridad y todos los servicios son gratuitos. 

De lunes a miércoles tienen mayor demanda. "Puede tardar hasta un periodo de 45 minutos a una hora. Se les dan opciones de leer un libro o alguna otra actividad, pero generalmente es ese tiempo, en lo que se desocupa la trabajadora social". 

Se le comentó sobre el caso de Martha. Se manifestó sorprendida de que fueran tantas horas las que se tardaran en atenderla. Se ofreció a dar seguimiento a este caso en específico. 

"Para ofrecerle primero una disculpa y darle el servicio como debe ser". Sobre las otras mujeres que también pueden estar en esta situación, indicó que hay un buzón de sugerencias, pero que van a buscar el modo de agilizar la atención.

Así mismo, no estaba enterada de esta situación, pues al estar ella al pendiente, los tiempos se cumplimentan.