Proyectan creación de Centro de Educación Ambiental

Marina Lara representante la estructura ambiental de la parte alta del Río Nazas, informó que además, se imparten talleres y programas para inculcar en los niños el cuidado al medio ambiente. 
A través del Río Nazas, los remeros y quienes los apoyaban podían apreciar la naturaleza de vez en cuando.
La idea del Centro, es que tenga un impacto regional y que abarque la educación de manera ambiental. (Alejandro Jiménez)

Guanaceví, Durango

Por medio de talleres, pláticas en escuelas primarias y secundarias, se realizan programas de concientización del cuidado del medio ambiente.

Además de hacer conciencia en las escuelas, también en los hogares, pues se considera que se debe trabajar en inculcar valores en conjunto entre los niños, para que cuiden el entorno en el que les ha tocado vivir.

Marina Lara, integrante de la Comsión de Cuenca y representante la estructura ambiental de la parte alta del Nazas, destacó:

"Desde años estamos tratando de mejorar las condiciones del bosque; con la gente mayor se tienen dificultades ya que tienen ideas muy arraigadas y es difícil de convencer".

"Medidas como manejar el exceso de ganado, ya que hay hatos que conservan más de diez animales, dañando los campos boscosos, son algunas de las que mejor funcionan".


"Lo que estamos haciendo aquí, es tratar de cambiar la táctica para modificar la mentalidad, empezando ahora con los más pequeños, estamos realizando pláticas con las escuelas, incluso tenemos el proyecto de concretar un "Centro de Educación Ambiental" en el municipio de Tepehuanes, Durango". 

La idea es que tenga un impacto regional y que abarque la educación de manera ambiental, desde cuidado del agua, manejo de la basura, separación y aprovechamiento de basura, uso de elementos orgánicos para fertilizantes reduciendo costos para ofrecerlo en municipios.

Se trabaja con la gente joven, se capacita para que ayuden con la educación de los niños.

La idea es aprovechar a los muchachos que estudian en el Colegio de Bachilleres que estudian la educación media superior, que ayudarán a trasmitir conocimientos a los niños y muchachos de secundaria como es el respeto de la naturaleza, la conservación del bosque, aprovechamiento de la basura; "no somos dueños del bosque, somos parte de él".

Expuso que en lo general se ha trabajado de manera lúdica, como un juego en el que se les inculca el respeto de la naturaleza. Esto ha trascendido a las casas en donde los propios niños incluso, le piden a sus papás que no tiren basura, o que no lancen colillas de cigarro a los terrenos boscosos, provocando tragedias para el bosque o a nivel personal.

"Hemos estado en escuelas primarias, no son grupos numerosos, se les explica el respeto de la naturaleza manejando todas las aristas, lo que hará que los niños sean ciudadanos más consientes y responsables, por lo que desde ahora tenemos que sembrar esa semillita para tener mejores seres humanos, generando respeto en general".

Destacó la importancia de que los padres de familia deben ser partícipes activos para la promoción de valores en sus hijos, respetando los bosques, las familias, de ahí la importancia del trabajo con los padres y los maestros.