Tarda 1 hora atención en el Centro de Salud de Altamira

Instalaciones no cuentan con un clima en sala de espera y ventiladores suelen arrojar aire caliente, por lo que ciudadanía optan por apagarlos.
Por horas tienen que soportar los calores extremos.
Por horas tienen que soportar los calores extremos. (Lucero Reyes)

Altamira

Hasta una hora tienen que esperar pacientes en el Centro de Salud, para poder ser atendidos aguantando el calor, ya que en la sala de espera no se cuenta con sistema climatizado y de los cinco ventiladores que se encuentran instalados solamente dos medio funcionan.

En un recorrido realizado por las instalaciones del Centro de Salud ubicado en Altamira, Milenio Tamaulipas se percató, que personas de todas las edades, pero en su mayoría niños tienen que soportar el bochorno, por altas temperaturas.

De los cinco ventiladores de cielo que se encuentran en la sala, tres están parados (probablemente descompuestos) y uno más estacionario de dimensiones más grandes, en la mitad del lugar pero sólo echando aire hacía una dirección.

Por lo que las personas tienen que recurrir a objetos, como revistas o incluso periódicos para poder ventilarse, los niños menores de tres años, la mayoría en brazos, llora; tal vez por lo caliente que se percibe el ambiente.

El director del nosocomio Alfredo Jesús Hernández Villanueva, reconoció el problema y aseguró que se ha hecho la petición a la Secretaría de Salud para remediar la situación, pero no han tenido respuesta.

Comentó que año con año han presentado la solicitud de climas para ventilar el lugar, sobre todo tomando en cuenta que los últimos años, se han registrado temperaturas mayores a los 40 grados.

"En la sala de espera nunca ha habido climatizada, sin embargo ya están hechas las solicitudes para que se climatice, por lo que estamos en espera de la respuesta por parte de la jurisdicción", explicó Mientras esto pasa, personal del mismo nosocomio ha optado por abrir las dos puertas laterales que se encuentran para ventilar en lugar; aunque Hernández Villanueva, dijo que la falta de aire natural impide que el lugar refresque.

"Muchas de las veces lo que pasa es que al prender los ventiladores, el aire es caliente por lo que las personas mejor los apaga, por ello hemos abierto las puertas laterales, para que entre la corriente de aire, pero a veces no hay", indicó.

Finalmente comentó que son 200 personas las que asisten diariamente, de las cuales el 90% son adultos situación que es normal.