Central camionera de Tepatitlán atorada por cuestiones legales

Según autoridades, se busca que el costo de la obra no impacte en la población; sería construida por Asociación Público Privada, pero lleva medio año de retraso.

Tepatitlán

Por cuestiones legales, donde el ayuntamiento y la iniciativa privada no se ponen de acuerdo, la central camionera de Tepatitlán, uno de los proyectos más mencionados por el alcalde Jorge González Arana desde que tomó posesión del cargo, todavía no comienza a construirse, llevando al día de hoy seis meses de retraso la obra.

La nueva terminal de autobuses está contemplada construirse donde actualmente se encuentran una serie de locales comerciales que fueron adaptados como andenes de autobuses, taquillas y salas de espera hace más de 20 años, luego de que las autoridades en aquel entonces decidiera sacar las líneas foráneas del centro de la ciudad y las mandaran a un mercado de abastos que en realidad era un elefante blanco, pues nunca funcionó como tal.

El parado actual de autobuses no cumple con los requisitos que pide la Secretaría de Comunicaciones y Transportes para las modernas centrales camioneras en la actualidad, pues no funciona las 24 horas del día, no hay una separación entre los andenes y las salas de espera y cualquier persona puede andar libremente por cualquiera de estas áreas y tampoco hay un lugar especial para el resguardo de los autobuses o el descanso de los conductores.

Con la nueva central camionera se pretendía subsanar todas las deficiencias mencionadas y aumentar el número de corridas y destinos disponibles, para lo cual, el presidente municipal anunció que se construiría una nueva terminal bajo el esquema de Asociación Público Privada (APP) y las obras comenzarían en diciembre del año pasado o enero del actual.

Fue así que a finales de año los comerciantes que se instalaban jueves y domingos en el estacionamiento de la central, fuero removidos al Núcleo de Feria y las oficinas de gobierno que ahí también se encontraban fueron cambiadas a centros comerciales privados.

Sin embargo no se ha movido ninguna piedra del actual parador de autobuses y ha trascendido que finalmente el proyecto no se llevará a cabo, debido a que una vez terminada la nueva terminal, el ayuntamiento terminaría pagando una renta mensual muy elevada del inmueble a la empresa que quede a cargo de la misma, siendo que en la actualidad, el municipio cobra a las líneas camioneras unas cantidades relativamente bajas por el alquiler de los locales que funcionan como taquillas.

Oscar Camarena Navarro, director de Obras Públicas de Tepatitlán, desmintió que la obra de la nueva central ya no se vaya a llevar a cabo y aseguró que el atraso se ha debido a que los abogados del grupo Impulsa México (que pondría recursos para la obra) y la Sindicatura de Tepatitlán, siguen en pláticas para llegar a un acuerdo en los cobros al municipio una vez que funcione el inmueble, para “beneficiar a la gente y no perjudicarla con la nueva terminal”, señaló el funcionario.