Las cifras de maestros ausentes son inexactas: SEJ

Se trata de maestros que laboran para escuelas particulares, que sí estaban en su centro de trabajo o realizaban algún trámite.

Guadalajara

Las cifras del personal docente que según el Censo de Escuelas, Maestros y Alumnos de Educación Básica y Especial (CEMABE) no acude a laborar, son inexactas, afirmó el secretario de Educación en la entidad, Francisco Ayón López, quien entregó a este diario documentos de las revisiones que se hicieron posterior al censo.

Con base en los datos del Censo, la agrupación México Evalúa concluyó que los maestros que no acuden a laborar le cuestan a la Secretaría de Educación Jalisco 990 millones de pesos al año.

Según la información, de los 1,627 casos que se reportan de maestros que aparentemente no estaban en su lugar de trabajo, 636 corresponden a personas que laboran para escuelas particulares. Es decir, su salario no es cubierto por la Secretaría de Educación Jalisco (SEJ).

Los 991 restantes sí son personal de la Secretaría. De estos, 399 se confirmó que sí acuden a su centro de trabajo de manera regular y sí son conocidos en el mismo, que fueron las preguntas que se hicieron en el censo.

Además, hay otros 388 que efectivamente cuando se levantó el censo no se encontraban en el centro educativo al que están adscritos. Sin embargo, se trata de profesores que hicieron trámites de permuta, cambio de adscripción o reubicación. En estos casos, al momento del levantamiento no se disponía de la información, pues se trata de trámites administrativos internos.

La Secretaría de Educación informó que además hay otros 48 maestros que en el momento en que se levantó el censo habían empezado un trámite de baja por fallecimiento, jubilación, pensión, conclusión de nombramiento o renuncia, pero éstos no estaban terminados aún.

Los encuestadores tampoco tomaron en cuenta que había 46 casos de trabajadores que tenían una licencia debidamente tramitada por gravidez, licencia prejubilatoria o incapacidad médica de institución oficial

Otros casos son los de 30 personas en las que simplemente se señala que no fueron censadas, pero no se explican las razones; en la revisión de la Secretaría sí estaban en su lugar de trabajo. Hay 18 que no fueron localizadas en su oficina, pero se trata de supervisores que en horarios de trabajo deben visitar las escuelas.

La Secretaría de Educación admitió que hay 56 servidores públicos que en el momento en que se llevó a cabo el censo realizaban labores distintas a las docentes, lo que se conoce como “comisionados”. La encuesta se levantó del 26 de septiembre al 29 de noviembre de 2013, cuando esa situación sí estaba permitida. La actual Administración ha buscado que todos los maestros regresen a las aulas.

Finalmente, se confirmó que seis de los maestros señalados no estaban en su lugar de trabajo porque eran sometidos a un proceso por abandono de empleo, responsabilidad administrativa u otra de ese tipo.