Con fallas seguridad de Cedes, dice estudio

Hace falta un manual de procedimientos para ingreso, traslado de internos, motín, uso de la fuerza, solicitar audiencia con las autoridades, presentar quejas.
Señalan insuficiencia de custodios.
Señalan insuficiencia de custodios. (José Luis Tapia)

Tamaulipas

Los penales de Tamaulipas carecen de gobernabilidad y manuales de procedimientos para ingreso, traslado de internos, motín, uso de la fuerza, visita familiar, íntima y revisión de visitantes, señala el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria (DNSP), en donde también se apuntan otras deficiencias en los reclusorios.

En la visita hecha por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en 2012 a tres reclusorios de Tamaulipas se constaron las carencias que hay condiciones de gobernabilidad, garantías de la integridad física y moral del interno, estancia digna, reinserción social y ciertas condiciones para grupos de reos con requerimientos específicos.

Los Centros de Ejecución de Sanciones (Cedes) visitados fueron Matamoros, Reynosa y Nuevo Laredo, siendo el primero en mención el que salió peor calificado.

De manera general la CNDH dio una calificación de 3.65, de 10 puntos, en gobernabilidad, es decir en los penales se observó que los internos controlan aspectos como seguridad, actividades productivas, educativas y deportivas y servicios de alimentación, limpieza, mantenimiento y uso de teléfonos públicos.

En los tres penales visitados predominan las deficiencias en los servicios para mantener la salud de los internos (equipo médico, inexistencia de instrumental y unidad odontológica, insuficiente personal médico para atender a los internos, deficiente material de curación, deficiente atención psicológica).

En rubro que mide los "aspectos que garantizan la integridad física y moral del interno", tampoco existe la prevención, atención y acciones para atender incidentes violentos y registro de incidentes que afectan la seguridad.

En el apartado denominado "Aspectos que garantizan una estancia digna" destacan las deficiencias en las condiciones materiales y de higiene de las instalaciones (dormitorios, cocina, comedor, visita íntima, locutorios, talleres y áreas deportivas); así como en la elaboración, consumo y cantidad de los alimentos.

En cuanto a las condiciones de gobernabilidad falta un manual de procedimientos para ingreso, traslado de internos, motín, uso de la fuerza, solicitar audiencia con las autoridades, presentar quejas, visita familiar e íntima, de estancias y de visitantes, Consejo Técnico Interdisciplinario, así como deficiencias en la difusión de la normatividad a los internos.

También hay insuficiencia del personal de seguridad y custodia, de personal femenino, para traslados y cubrir las ausencias, vacaciones e incapacidades, inexistente equipamiento (uniformes y accesorios).