Cd. Madero desestimó conferencia sobre libros

Es incómodo pensar que titulares de los planteles no promuevan ofrecimiento gratuito sobre proceso de escribir un volumen.
Angel Saucedo Escobar (izq.) ha publicado tres textos.
Angel Saucedo Escobar (izq.) ha publicado tres textos. (Priciliano Jiménez)

Tampico

Angel Saucedo Escobar, escritor y jubilado de la náutica mercante, indicó que en su caso particular, quiso llevar a directores escolares y al Ayuntamiento maderense una serie de pláticas sobre el proceso de escribir un texto,  pero se topó con la sorpresa de que nadie se mostró interesado en ellas.

Afirmó que es necesario que la Secretaría de Educación en los municipios y los estados promuevan el interés por la escritura.Durante la ponencia ofrecida por Ricardo Zárate Reséndiz en la Claraboya Literaria, el autor de La Jubilación Ideal.Añadió que tampoco hay interesados en publicar libros en la localidad, por lo que se vio en la necesidad de acudir a una librera norteamericana, y el dinero que pudo haberse generado en una imprenta local con su reciente texto fue a dar a manos de extranjeros.

“En 2002 escribí mi biografía, y en la solapa del libro escribí que todas las utilidades iban a ser donadas para las escuelas y las iglesias de mi pueblo, el ejido Aquiles Serdán, en El Barranco. En los años 50,  la escuela era hasta cuatro años y no había iglesia.“Lo que más me decepcionó, y viene el sentido de decepción como escritor, es que cuando terminé mi tercer libro, lo primero que hice fue ir a la dirección de las escuelas de mi pueblo, a ofrecer una conferencia para los niños de cómo se escribe un libro, todo el proceso”.Comentó que fue a las escuelas de los dos pueblos donde nació y creció; en Madero, donde vive, hay tres escuelas en su colonia, donde hizo igual ofrecimiento.

A su vez acudió al Ayuntamiento de Madero a ofrecer una conferencia también.“¿Y sabes cuándo me llamaron? Nunca. Me incomoda pensar qué cultura tienen esos directores, sobre todos los de mi pueblo y de mi colonia, que no promueven en sus discípulos que alguien local, que lo tienen a la mano y que se ofrece gratuitamente para aportar su experiencia, no lo aprovechen.

“En Madero fui a la Presidencia con la secretaria, con todo el mundo, y cero; afortunadamente me encontré a Juan José Villela y las cosas han cambiado. “Sí creo que hace falta mucho, sobre todo en los directores de las escuelas, sean universitarias o primarias”.