Catorce años de litigio, por la posesión de 4 hectáreas

Tras una resolución de la Sedatu, fue suspendida la primera comparcencia agraria de la que se tuviera registro en aquella localidad, que se tenía programada para esta semana.
Ejido de Tecozautla, en sus límites con Huichapan, sona de conflicto agrario.
Ejido de Tecozautla, en sus límites con Huichapan, sona de conflicto agrario. (Horacio Rodrigo)

Tecozautla

La familia Alvarado García desde hace años ha venido despojando a los campesinos del ejido de Tecozautla de sus tierras de cultivo y posteriormente las comercializa aprovechando que tienen compadrazgo en el gobierno federal, acusó Antonio Uribe Uribe quien del mismo modo acusó que desde hace unos meses trataron de quitarle sus hectáreas de cultivo.
Tras 14 años de conflicto legal, agrario y territorial, fue hasta la tarde de ayer cuando recibió una notificación de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), en donde le informaron que la demanda que entabló desde el 2000 fue resuelta a su favor y entonces podrá continuar disponiendo de su propiedad.

"Fueron 14 años de litigio de mis 4 hectáreas, que quizá no es mucho, pero para mi familia representa un verdadero patrimonio, es su futuro y el de nosotros, no podemos creer que existan personas sin escrúpulos que quieran quitarnos nuestras propiedades, fueron 14 años de incesante angustia y afortunadamente hoy se nos da la razón", dijo.
Señaló que tras la resolución fue suspendida la primer comparecencia agraria de la que se tuviera registro en aquella localidad, que se tenía programada para este jueves.
"Ya todo estaba para hacer una comparecencia, una asamblea, como un juicio en donde todas las partes íbamos a exponer nuestras pruebas, pero en la documentación presentada hay firmas distintas que supuestamente son mías, aunque eso era evidente desde el principio, a las autoridades se tardaron más de 14 años en darse cuenta y fue como ahora mi tierra me fue devuelta", puntualizó.
El ejidatario externó su molestia por la gran cantidad de campesinos que han sido despojados de sus tierras por argucias de estas Roberto y Raúl Alvarado García que desde hace años han venido expropiando y comercializando ilegalmente terrenos.
"Presumen de tener muchas influencias en el gobierno federal con lo que amedrentan a los campesinos para que no defiendan su tierra, los amenazan hasta con mandarlos a la cárcel, por eso es justo que alguien les ponga un alto antes de que los agricultores cansados de tanto atropello se unan y ellos mismos los castiguen", advirtió.
Refirió que por lo menos han sido 20 personas las que han perdido sus tierras de esta forma y existen 20 más preocupadas por que sus hectáreas han entrado en un proceso de juicio, en donde podrían perderlas.
"Tuve la suerte de que se resolviera el problema a mi favor, pero hay muchos más a los que se les han quitado, puesto que sin tener los argumentos suficientes las autoridades resuelven a favor de la familia, la mayoría de las veces, ya que tienen conocidos que del mismo modo lucran con esas tierras", dijo.
Por ello solicitó a las autoridades brindarles a los campesinos una certificación de sus propiedades a fin de detener todas las arbitrariedades que vienen cometiendo estas personas en contra de decenas de familia que su única posibilidad de obtener alimento es de sus tierras.
"Hemos tenido familias que se quedan sin comer por no poder disponer de sus tierras, entonces los jefes de familia tienen que emigrar a otras partes para obtener el sustento, lo cual nos parece injusto y un completo atropello a los derechos de los campesinos", dijo.
Agregó que esto ya lo han reportado ante las autoridades correspondientes como es la Secretaría Agraria, sin embargo hasta el momento sus demandas no han sido atendidas y muchos campesinos se encuentran aterrados de poder perder sus tierras.
"No sabemos que hubiéramos hecho si nos quitan nuestras tierras, las hemos trabajados durante toda mi vida, me daba pánico perder mi tierra, sin ella no hay alimento ni prosperidad es el único patrimonio para mis hijos", expresó.
En este sentido solicitó que los diferentes niveles de gobierno pongan mayor atención a esta problemática que se ha venido desarrollando, principalmente porque en la actualidad hay mucha demanda de terrenos para edificar fraccionamientos o simplemente para apropiárselos y las autoridades no intervienen para detenerlo.
"Son tierras ejidales para producir, es nuestro trabajo de otra forma no hay como mucha gente obtenga su alimento diario, esta es una situación que generaría problemas de hambre, lo esencial para muchos que vivimos acá", consideró.

APOYO SOCIAL

Adalberto Ramírez Arredondo, ex docente de área rural y presidente de Ahuacachahue, una asociación civil, sostuvo que existe poco respeto a la tierra y el trabajo de los agricultores y por ello se atropella sus derechos humanos.
Consideró que sobre todo en esta parte de la entidad, se llevan a cabo diversos atropellos de vivales que con apoyo de funcionarios corruptos despojan de sus tierras a los trabajadores.
El activista denunció que se cuentan con varios casos documentados de estos hechos, en donde se aprovechan del poco conocimiento con los que cuentan los agricultores para defender sus tierras, lo que en muchos casos es aprovechado por intermediarios que ante la falta de certeza jurídica se apoderan de esas parcelas para re venderlas posteriormente.
Declaró que aún en varios gobiernos no existe la apertura para atender a los campesinos sobre las problemáticas que enfrentan y del mismo modo para capacitarlos y en la medida de lo posible cuenten con conocimientos para evitar ser estafados por este tipo de personas.
Refirió que el estado de Hidalgo como en el resto del país, esta lleno de desigualdad, injusticias y atropellos; por lo que es necesario que cada vez más personas se sumen a movimientos que velen por la igualdad, la tolerancia y la forma de garantizar el respeto a todas las personas sin importar su estrato social o económico.
Ante ello propuso que existan más dependencias y organismos que se encuentren cerca de las personas más vulnerables, para de esta forma sus derechos sean respetados en todo momento.
"Es necesario realizar capacitaciones para fortalecer valores, ya que actualmente a pesar de que se ha hablado mucho al respecto hay mucha renuencia a hacer respetar el derechos de las demás personas, es momento de que los jóvenes adquieran esta cultura y una vez que se desarrollen la ejecuten para acabar con tantos atropellos", dijo.
Agregó que de esta forma se podrá consolidar una sociedad más incluyente y se defiendan los derechos de todos y se dejen de cometer engaños para quedarse con las tierras de los campesinos que muchas veces no cuentan con certificaciones suficientes para que nadie intente despojarlos.
Asimismo explicó que el objetivo central de su ONG es llevar a cabo acciones conjuntas entre las diversas organizaciones, el gobierno en sus tres niveles, organismos públicos y la sociedad civil que permitan diseñar estrategias en pos de las personas a las que no se les respetan sus derechos.
"Muchas veces parece que eso nada más le compete a la autoridad o a las ONG, pero no es cierto, la sociedad civil juega un papel fundamental en el respeto a los derechos humanos, de esta forma de todo lo que se ha venido hablando no solo se queda en la teoría y llega a la práctica, por eso necesitamos hacer partícipe a la sociedad en general de este tipo de movimientos que en mucho tienen que ver con el de encontrarse en un mundo justo y de paz", manifestó.
Es importante señalar que el municipio de Tecozaulta esta considerado como uno de los municipios en donde existen más problemas agrarios documentados, por diversos factores, lo que muchas veces han provocado protestas y hasta enfrentamientos.