Llama Obispo a servir al prójimo

José Guadalupe Galván pidió a los asistentes a la Catedral del Carmen en Torreón, recordar la humildad con la que Jesús vivió sus últimos días.

Torreón, Coahuila

Este jueves en punto de las 17:00 horas, se conmemoró la misa solemne para la ceremonia del lavatorio de pies en la Catedral de Nuestra Señora del Carmen en Torreón, que lució llena de fieles que escucharon la liturgia propia de la Semana Mayor.

En su homilía, el Obispo de Torreón, José Guadalupe Galván Galindo, habló de cómo Jesucristo impone el sacerdocio a sus doce apóstoles, instituyendo ahí el sacramento por el cual, quien es escogido por Dios, hace las veces de Cristo bajo la imagen del buen pastor.

Durante la homilia, el párroco habló de cómo Jesucristo impuso el sacerdocio a sus doce apóstoles

Tras su sereno sermón, doce hombres de diferentes edades que estaban sentados en las bancas del frente del templo, ataviados con túnicas de colores, se prepararon para que el Obispo les lavara los pies.

Las túnicas de los apóstoles torreonenses, de colores vivos en tela satinada, contrastaban con sus huaraches nuevos, e incluso alguno llevaba un par de los llamados crocs.

Acompañado de acólitos y otros sacerdotes jóvenes, el Obispo procedió a mojar uno de los pies de cada uno de ellos, secarlos con una tela y posteriormente, besarlos.

La eucaristía sirvió como preparación de la vigilia pascual del sábado por la noche y los 50 días posteriores de la misma vigilia, para luego anunciar que Cristo Vive y está entre nosotros.

"Ámense los unos a los otros, y si yo soy el Señor y me inclino ante ustedes para lavar los pies, para expresar este servicio y amor, así también debes siempre, tratar de expresar ese servicio en bien de los demás", señaló el Obispo.

La Eucaristía muy concurrida, fue el preámbulo para el cierre de esta ceremonia de larga tradición católica, parte primordial de la Semana Mayor.