"El cáncer me quitó el pelo pero no a mi hija"

A los tres meses de embarazo a Dulce Adriana le detectaron cáncer de mama. Para finales de abril espera la llegada de su bebita y no pierde la fe de que todo saldrá bien.

Torreón, Coahuila

A sus 27 años, Dulce Adriana está embarazada de su primer bebé, tiene siete meses de gestación y a los tres le detectaron cáncer de mama.

Trabajaba para el proyecto "Generadores Mexicanos", empresa de Monterrey, Nuevo León, ubicado en la Termoeléctrica de Guadalupe Victoria en Ciudad Juárez en Lerdo.

Y aunque su trabajo de administradora no representara riesgo a su salid, la despidieron tras su embarazo.

Sin seguro social para ella es complicado seguir el tratamiento que necesita, pues debe viajar a la capital de Durango.

No ha recibido algún tipo de apoyo por parte de la empresa, por lo que emprendió un proceso legal que aún continúa.

Para ella fue impactante la noticia de su enfermedad, pero no pierde la fe y da gracias a Dios por la salud de su bebé.

Con el ánimo de salir adelante y no dejarse vencer, realiza actividades junto a familiares y amigos para reunir recursos para costear los gastos de su embarazo y el tratamiento de cáncer.

A través de una página de Facebook "Bendiciones para Dulce", recibe muestras de apoyo y la cooperación de quienes desean apoyar con donativos a la cuenta de Scotiabank 8313178

No tiene pareja y es apoyada por su madre, sus tres hermanos y amigos, en espera de ser sanada a través de una cirugía y el nacimiento de su bebé que es una niña.