"Sociedad en movimiento reclama justicia y respeto"

En emotivo mensaje navideño, la posada del migrante de Saltillo pide a la comunidad no temer a quienes piden una moneda en el crucero para poder comer o contactar a su familia
Los migrantes buscan en las calles de Saltillo apoyo para comer o para contactar a sus familias.
Los migrantes buscan en las calles de Saltillo apoyo para comer o para contactar a sus familias. (Agencia Infonor)

Saltillo, Coahuila

El clamor de justicia de los migrantes no son vientos de guerra, señala el sacerdote Pedro Pantoja, en un mensaje navideño en que llama a recordar a los peregrinos históricos de Belén y no temer a la mano que pide una moneda en los cruceros.

El responsable de la Posada del Migrante en Saltillo, recuerda que la pobreza y la violencia han hecho caminar a innumerables caravanas de hombres, mujeres "y las raíces de la ternura que son los niños y las niñas".

Esta humanidad de los pueblos en movimiento se asocia fraternalmente a otras muchas causas de lucha social y le comparte su identidad y su visión de sociedad nueva.

Se refiere a los migrantes y a los grupos que se han movilizado en el reclamo de justicia como perseguidos que penetran fronteras anhelando albergue y estructuras de refugio, amor y protección.

"No tengan miedo de las manos migrantes que en los cruceros piden una moneda para convertirla en pan, en voz de teléfono con los familiares, arranque fortalecido de los pies que atravesarán el Río Bravo y el desierto de Arizona", destaca.

Esta humanidad de los pueblos en movimiento se asocia fraternalmente a otras muchas causas de lucha social y le comparte su identidad y su visión de sociedad nueva, a otras pequeñas semillas, heridas de sangre, muerte, secuestro, las convierte en árbol de esperanza, en manantial de solidaridad, cohesión social y las convoca al significado nuevo de un pueblo insurgente, transformador social.

Tlatlaya, Ayotzinapa, Casas del Migrante, FUNDEC, FUNDEM, son parte de esa marea humana gritando justicia, retorno, dignidad, respeto a la vida, a los jóvenes que son propuesta de esperanza y futuro y de nueva ciudadanía, abunda el Padre Pantoja.