Hondureños tardaron 45 días en llegar a Saltillo

Juan Carlos y Alba realizaron un viaje muy largo en busca de una vida mejor, de realizar el sueño Americano. Dejando atrás a sus familias, planean llegar "al otro lado" para buscar trabajo.
Dos jóvenes hondureños hicieron un viaje de 45 días desde su natal país hasta llegar a la Casa del Migrante de Saltillo.
Dos jóvenes hondureños hicieron un viaje de 45 días desde su natal país hasta llegar a la Casa del Migrante de Saltillo. (Ana Ponce)

Saltillo, Coahuila

Alba y Juan Carlos salieron hace 45 días de Honduras, es la segunda vez que intentan cruzar a Estados Unidos, su trayecto ha sido difícil pero en la casa del migrante de Saltillo encuentran un sitio de descanso y aliento para seguir en la búsqueda de su sueño americano.

Ella dejó atrás a su hija de 9 años y a su hijo de 14 años, busca pasar a Estados Unidos para poder ofrecerles una mejor vida, el camino no ha sido fácil, pues Migración les ha dificultado su trayecto.

Recuerda que el año anterior tardó 25 días en llegar a Saltillo desde su salida en Honduras, pero pese a ello no pierde la esperanza de pronto llegar a la frontera para alcanzar su sueño.

Alba esperará al menos 5 días en la casa del migrante, pues está lastimada de una muñeca, se lesionó cuando intentaba subir a la "bestia".

La mujer reconoce el trabajo de los voluntarios de la casa del migrante pues además de curar sus lesiones, le han dado la oportunidad de externar sus sentimientos y preocupaciones por este viaje "tan difícil", dice prefiere estar en Saltillo porque le permiten permanecer el tiempo que sea necesario.

Julio César acompaña a Alba, la conoce desde que eran mucho más jóvenes, sin embargo es tiempo de separar sus caminos, dejará que ella se adelante para que después le ayude a llegar a su destino.

El joven hombre dice sentirse bien con las atenciones que le dan en la casa del migrante de Saltillo, ya había llegado a este sitio en su primer intento por pasar a los Estados Unidos.

Ya sabía que los voluntarios además de proporcionales alimentos les ayudan con trámites migratorios, atención médica y algo que no se puede pagar con nada que es un trato digno.

Espera buscar un empleo temporal en la ciudad, en tanto tienen noticias de Alba, luego, si logra pasar, trabajar muy duro para ayudar a su madre con los gastos de sus cinco hermanos.