Casa cumple 15 años de proteger al migrante

Son 8 áreas a través de las que se brinda atención a los migrantes centroamericanos, el área jurídica, de albergue, de procesos de gestión migratoria, de documentación, de salud mental, entre otros.
La Casa del Migrante en Saltillo cumple 15 años de atender y brindar apoyo a los centroamericanos que llegan a la ciudad.
La Casa del Migrante en Saltillo cumple 15 años de atender y brindar apoyo a los centroamericanos que llegan a la ciudad. (Ana Ponce)

Saltillo, Coahuila

Han transcurrido 15 años desde la primera vez que las misioneras religiosas catequistas acompañaron jurídicamente a un joven migrante sobreviviente de una agresión por guardias de seguridad.

Con trabajo y ganas de ayudar ahora han evolucionado a tal grado que se han convertido en toda una institución defensora de los derechos humanos y que brindad un servicio integral a las y los migrantes centroamericanos que pasan por Saltillo.

Alberto Xicoténcatl Carrazco, Director de la casa del migrante, comentó que este año se estarán cumpliendo los primeros 15 años de estar funcionando.

Fue a partir del año 2003 que la casa del migrante tuvo un nombre reconocido jurídicamente el cual es "Frontera con justicia A.C".

"Iniciamos en el año 2000 como un espacio de asistencia jurídica a casos de personas migrantes, iniciamos con un solo caso, lo empezó una orden religiosa que se llama "Las misioneras catequistas de los pobres" y después se unió el padre Pedro Pantoja", recordó.

Relató que el primer caso que dio pie al surgimiento de la casa del migrante, se trató de la defensa jurídica de un joven que sobrevivió a un intento de homicidio por parte de guardias del ferrocarril.

"Pero desgraciadamente su compañero de viaje sí fue asesinado por estos guardias, por lo que se empezó a dar este acompañamiento jurídico".

Refirió que el acercamiento de las religiosas con este joven hizo que se dieran cuenta que las personas migrantes no solamente necesitaban de asistencia jurídica, sino que también un espacio de descanso, por lo que buscaron implementar un albergue.

Comentó que debieron pasar algunos años hasta que se pudo definir un espacio para que la gente descansara, comiera y se aseara.

Con el transcurso del tiempo lograron ser "una organización que tenemos diferentes áreas de atención a las personas migrantes y lo que pretendemos es que sea una protección integral a los derechos humanos".

Son 8 áreas a través de las que se brinda atención a las y los migrantes centroamericanos, el área jurídica, área de albergue, área de procesos de gestión migratoria, área de documentación, de salud mental, de proyectos de vinculación, de incidencias, de formación y educación.

"Ahora nos definimos y nos asumimos como una asociación de la defensa de los derechos humanos", reiteró.

Los primeros años, una vez que la casa quedó adecuada en el actual espacio físico propio el que se encuentra y que fue reconocida jurídicamente.

Se atendían en promedio 16 mil personas por año, luego se registró un decremento migratorio a consecuencia de la masacre en Tamaulipas de 72 migrantes, atendiendo en promedio a 5 mil personas.

Poco a poco la cifra se va recuperando y actualmente se atiende en promedio a 6 mil personas.

Se estima que en los 15 años de historia de la casa del migrante se han atendido cerca de 40 mil migrantes centroamericanos, de los cuales el 10% corresponde a mujeres migrantes, en tanto que el 15% corresponde a menores migrantes, principalmente de 15 a 17 años y el 1% a menores de 10 años.

El área de salud mental se enfoca a buscar mente y comportamiento sano, que los migrantes puedan tener pensamientos y emociones lo más equilibrados posibles.

"Los migrantes no están en un momento normal de vida, es un momento extraordinario, por ello su comportamiento no es el cotidiano, necesitan un acompañamiento psicológico puntual, que los ayude a tomar decisiones con una base de tranquilidad".

"Deben decidir en determinado momento si continúan con su viaje o regresan a su lugar de origen, que representa seguir buscando una mejor calidad de vida o regresar a aquellas condiciones de las que están escapando, es por ello que se cuenta con esta área".

El área de salud mental también se enfoca a un acompañamiento en procesos como lo son enfermedades crónicas, gente que pierde una extremidad, como una pierna o un brazo.

El área jurídica brinda acompañamiento en situaciones de denuncias judiciales en caso de tortura en contra de migrantes, un tema en el que se concentraron durante el 2013 o 2014, situaciones que implican llevar un proceso de regulación migratoria por víctimas o testigos de un delito.

También presenta amparos, el último caso específico se presentó hace poco tiempo y fue en contra de la Comisión de Derechos Humanos del Estado, instancia que se negó a acreditar la violación a los derechos humanos por tortura, aun cuando tenía elementos para hacerlo.

El área jurídica también se encarga de interponer denuncias por robo, por extorsión, tomar las quejas y presentarlas ante la CDHEC o ante la CNDH, quejas en contra de alguna persona o autoridad local por discriminación ante la Dirección para Promover la Igualdad o ante la CONAPRED, mantiene un diálogo con la Unidad de Derechos Humanos del Gobierno de Coahuila.

En este tema la Casa del Migrante documentó 45 actos de tortura ocurridos en 2013 y 2014, de las cuales solamente dos personas se interesaron en interponer las denuncias judiciales, a las cuales se les brindó el acompañamiento jurídico.

"La salud mental debería estar presente en todas las organizaciones, en todos los procesos de trabajo con cualquier tipo de población".

Asimismo 10 personas optaron por interponer una queja por tortura, a las que también se les brindó el acompañamiento legal.

Xicoténcatl Carrazco destacó que los casos de tortura fueron perpetrados por elementos de la policía municipal de Saltillo, en tanto que se interpusieron otras denuncias en contra de las corporaciones policiales del Estado de Coahuila por robo, detenciones arbitrarias, hostigamiento y malos tratos.

En el tema de albergue y alimentación para migrantes señaló que de acuerdo a las normas de salubridad se tiene capacidad de atender a 60 personas por día.

Sin embargo en años en los que el flujo migratorio era mucho mayor al actual se llegó a atender hasta 315 personas migrantes, que es el record de esta casa.

Es gracias a todo el servicio integral que ofrece la Casa del Migrante de Saltillo, que se hace diferencia de otras instituciones humanitarias que atienden a este sector.

Las personas migrantes no solo encuentran un espacio para descansar, comer y asearse, encuentran a los voluntarios que se convierten en consejeros, amigos y acompañantes, un aliento y esperanza para poder seguir buscando su sueño de una mejor calidad de vida.