Cada caso, una historia que incluye sufrimiento y dolor

Las monjitas buscan aliento para que las niñas se sientan amadas por Dios y por ellas mismas. También el trabajo en conjunto con las familias pues de no tenerlo se puede convertir en retroceso.
Buscan que las instalaciones sean un espacio más digno.
Buscan que las instalaciones sean un espacio más digno. (Cecilia Rojas)

Torreón, Coahuila

Otra labor importante en esta institución, es el que se hace con las familias en conjunto con el equipo que labora ahí. Por ejemplo en el área psicológica y espiritual, pues al regresar a sus casas, si ahí no ha cambiado nada, el avance se puede convertir en retroceso.

"Esto por que el desajuste no es tanto con la niña. Ellas son las consecuencias de los mayores y son víctimas inocentes de todo esto", indicó la hermana Mercedes.

Cada caso es una historia que incluye sufrimiento y dolor. Entre ellos el de dos medias hermanas, hijas de una madre con diferentes padres.

"Quiero mencionar que Hogar Elena Domene de González está muy agradecido con la sociedad lagunera por todo el apoyo que nos han hecho favor de brindarnos. Ciertamente he hablado de organismos gubernamentales, pero las personas han sido solidarias, gratificantes, testimoniantes", destacó la Madre Mercedes.

Tienen cuatro y seis años y hasta el momento, no han sido registradas, ni habían tenido atención escolar. La madre estuvo en la cárcel por robo. Uno de los padres se fue a otra ciudad y no le importó dejar a su niña.

De parte de una de las abuelas, la familia ejercía la prostitución y las menores muy pequeñas, estuvieron rodando por ahí en ese peligro, hasta que otra abuela las rescató y las tuvo con ella un par de años, atendiéndolas como le era posible.

Al saber de la institución, solicitó el apoyo, por que ella tenía que salir a trabajar desde las 7:30 y regresaba a su casa a las 19:30, dejándolas solas en la casa, era lo único que podía hacer.

No las han registrado aún, aunque esa abuelita lo intentó. Para poder registrarlas, tiene que ir la mamá o el papá, por que así es como marca el registro civil. Han dado seguimiento al caso.

La madre salió de la cárcel y fue a verlas, pero ya no volvió de nuevo e hizo caso omiso del registro de las menores. Cabe mencionar que este es uno de los derechos fundamentales de los niños, el contar con una identidad y estas pequeñas no la tienen.

Han buscado a los padres, ante la indiferencia de la madre y con el deseo de que se animen a registrarlas, por que no contar con un documento de identidad, deja muchos problemas, es como si no existieran y sus estudios no serían reconocidos.

Historias como estas y otras aún peores, estrujantes, son lo que estas monjitas tienen que ver en el día a día. Y sobre todo, buscar aliento para que las niñas se sientan amadas por Dios y por ellas mismas.

En las fiestas, las niñas se van el día 24 con sus familias después de la Misa de Navidad y las recibirán el 5 de enero, unas pequeñas vacaciones.

"Nuestras niñas sí tienen una referencia familiar, no son totalmente huérfanas, esto por necesidad de la misma institución por si Dios no quiera, pasa algo con la niña".

Puede ser la abuela, la tía, el tutor, vecinos, quien llevó a la niña, que es quien esta al pendiente de la menor. A estas referencias, se les pide una cooperación mínima, por que las niñas y la institución lo requieren.

"Quiero mencionar que Hogar Elena Domene de González está muy agradecido con la sociedad lagunera por todo el apoyo que nos han hecho favor de brindarnos. Ciertamente he hablado de organismos gubernamentales, pero las personas han sido solidarias, gratificantes, testimoniantes", destacó la Madre Mercedes.

Resaltó sobre manera, el apoyo que ha recibido de personas que las han orientado para poder allegarse estos recursos con los que han estado trabajando y sobre el desarrollo del proyecto mismo, para que sea el planteamiento adecuado en el que se convirtió.

Otra labor importante en esta institución, es el que se hace con las familias, pues al regresar a sus casas, si ahí no ha cambiado nada, el avance se puede convertir en retroceso.

No solo implica contar con el dinero, sino ejecutarlo, administrarlo de manera transparente, rendir cuentas, informes y el apoyo que han recibido ha sido desinteresado y correcto, amén del aprendizaje que han logrado.

"Estamos agradecidas con la actitud de muchas personas que sin esperar nada a cambio han apoyado a la institución, con donaciones, quien más quien menos, estamos muy agradecidos y deseamos que se derrame abundantemente la bendición de Dios sobre todas las familias laguneras en esta Navidad, para que sean testigos de que Dios existe".

Y además, puede manifestarse de muchas maneras, muy sencillas incluso. Concluye la hermana con una frase bíblica para considerar en estas fechas: "El verbo de Dios se hizo carne y habitó entre nosotros; está entre nosotros, vivo y manifestándose. Es un regalo para todos".