A paso lento remodelación de Casa Hogar para Niñas

En algún punto se tuvieron que suspender las labores por falta de dinero. Pero desde el corazón de las monjas confiaron en el "Dios proveerá", y así ha sido. Pero una ayudadita no estaría nada mal.
Trabajos consisten en el arreglo de la fachada y en la reconstrucción de la casita donde todo comenzó.
Trabajos consisten en el arreglo de la fachada y en la reconstrucción de la casita donde todo comenzó. (Cecilia Rojas)

Torreón, Coahuila

En vísperas de las vacaciones de Navidad para las niñas del Hogar Elena Domene de González A.C., este espacio bulle de actividad, como siempre.

Pero en esta ocasión, además de las niñas y las actividades cotidianas, se llevan a cabo trabajos de remodelación, que comenzaron desde 2013 y se han ido financiando con diversos proyectos gubernamentales, trabajando también durante el 2014, pero quedan muchos pendientes.

En algún punto se tuvieron que suspender las labores por falta de dinero. Pero desde el corazón de las monjas, confiaron en el "Dios proveerá", y así ha sido. Pero una ayudadita de los laguneros no estaría nada mal.

La Casa Hogar para Niñas Elena Domene de González está ubicada en avenida Allende número 1146 oriente, en el centro y las puertas están abiertas por si usted gusta acudir a conocer las labores que ahí se llevan a cabo. Su teléfono es el 7 22 76 79, el correo electrónico es hogarelena_cj@yahoo.com.mx. Para hacer un donativo al número de cuenta de Banorte 0820572286.

La Madre María Mercedes Chávez, directora del Hogar para niñas Elena Domene de González, señala que fue necesario, obligatorio, hacer estos trabajos, que básicamente consisten en el arreglo de la fachada y en la reconstrucción de la casita donde todo comenzó.

También se han enfocado al cambio de pisos de los corredores y de la entrada principal. Al comienzo del proyecto en 2001, se fueron adecuando y anexando poco a poco espacios para las menores.

Se trata de una casa de dos pisos, cuya construcción data del año 1929 y que para 2013 estaba inhabitable, pero que era un espacio necesario para brindar la atención a las niñas que tienen en resguardo.

"El área que estaba en situación de riesgo se demolió totalmente y se volvió a levantar. El trabajo se ha ido desarrollando lentamente, aún hay áreas en obra negra", destacó la religiosa.

Dijo que el dinero se ha ido consiguiendo a través de instituciones como Sedesol, "Dibujando un Mañana", y el llamado "Fondo de Fortalecimiento" del DIF Municipal.

La construcción derrumbada, era de adobe y la usaban para guardar algunas cosas en la parte de arriba, ya que era de dos pisos y en la parte inferior, contaban con las oficinas de atención de usuarias directas o indirectas.

Aún cuando se habían adecuado y arreglado otros espacios, en ese que fue demolido, no se había podido hacer nada hasta ahora, que se volvió urgente.

"Ha sido difícil", reconoce la monja. "Hemos hecho un trabajo muy intenso por parte de los que estamos aquí. Pero en mi experiencia, puedo reconocer a Sedesol por la forma en que maneja los proyectos, son muy exigentes en sus lineamientos, en la entrega de informes, de una forma estética y profesional, que nos ha servido para poder presentar nuestros informes ante otras instituciones".

En la Casa Hogar para Niñas Elena Domene de González, cuentan con oficinas de recepción, comedor para las niñas, cocina, dormitorios, regaderas, lavaderos, sanitarios, ropería, un vestidor, un patio para jugar con juegos mecánicos, salones para hacer tareas, un salón de eventos con foro y por supuesto, una Capilla para la atención espiritual de las menores.

Cabe destacar que el área de juegos, es un sueño que tiene la hermana Mercedes, muy joven y comprometida con estas pequeñas, pues desea que el espacio sea más digno y ellas puedan pasar mejor sus ratos.

Se trata de una casa de dos pisos, cuya construcción data del año 1929 y que para 2013 estaba inhabitable, pero que era un espacio necesario para brindar la atención a las niñas que tienen en resguardo.

Así mismo, tienen su Bazar, donde recogen donativos de ropa, accesorios, zapatos, artículos diversos que alguien tal vez ya no utilice, pero que pueden ser vendidos para poder obtener un poco más de recursos. Todas las áreas, primordiales para dar buen servicio a las niñas.

Al momento, de nueva cuenta escasean los recursos económicos, al menos para terminar con lo que ya se inició. Falta mucho dinero para poder terminar con el nuevo edificio, donde se instalarán los dormitorios y espacios de aseo para las menores.

Pintura, herrería, material eléctrico, adecuar algunas áreas de piso del que restan 200 metros, trabajo de carpintería para clósets, son tal solo algunos de los pendientes.

En números, solo por este material, podrían ser al menos 200 mil pesos, quizás más. Esto si tendría que ser en efectivo, por que se tiene que adecuar todo al proyecto planteado originalmente.

Apoyos solidarios de trabajadores de la construcción, que cobren barato o donen su mano de obra de forma generosa, serían ideales también, pero esto, una vez que el material esté listo.

En otro tenor, también son bienvenidas las despensas, que nunca pero nunca sobran, artículos de higiene personal para las niñas, ropita, zapatos, útiles escolares y material de limpieza, primordiales para que ellas estén bien, así como prendas diversas para que puedan ser vendidas en el Bazar.