Cuestiona sacerdote se niegue casa de atención

"Qué ganamos con estar ocultando, las cosas se tienen que decir. Hace 24 o 25 años existen, por qué ahorita ocultar otra casa más", dijo Juan Miguel Garza Zertuche.

Torreón, Coahuila

La creación de este tipo de centros se ha dado desde hace 25 años, dijo Juan Miguel Garza Zertuche, sacerdote de Saltillo y cuestiona que se niegue la existencia de uno en Coahuila.

"La iglesia se ha estado estancando y se nos está olvidando la capacidad de servir”.

"Qué ganamos con estar ocultando, las cosas se tienen que decir. Hace 24 o 25 años existen, por qué ahorita ocultar otra casa más, que exista no es ninguna novedad... Tenemos que entender que somos humanos y cuando necesitamos ayuda, tenemos que aceptarla. Estas casas estaban concentradas en Guadalajara y la Ciudad de México, en la parte norte hay un menor número de curas y posiblemente se pensó en este lugar para darles respuesta", apuntó.

Al cuestionársele sobre la atención de casos de pederastia en "Casa Emaús", dijo que son temas que deben consultarse con el Obispo de Saltillo y agregó que en esos casos, se tiene que dar cuenta a las autoridades.

"Cuántas veces hemos dicho, nadie sobre la ley. Yo no puedo defender a alguien que haya cometido un delito, por más que sea mi sacerdote, pensando en que fuera yo Obispo, el Papa lo ha dicho. Tienen que investigarse para tener seguridad", explicó.

Salvo casos de pederastia, considera necesario que se manejen en forma discreta, por respeto a quien requiera la atención.

“Sabíamos que había problemas, pero se buscaba atención inmediata, de ir al psicólogo, al retiro, ahora sé de una manera más profesional y seria, ya existe un lugar que da la posibilihumildad las fallas. Se tiene un centro aquí en Saltillo, si a alguien se nos pide tomar un tiempo, hay que aceptarlo, por el bien de todos".

El sacerdote comentó que en la historia de la Iglesia Católica se han tenido momentos exitosos y difíciles, donde los primeros años fueron de mártires perseguidos, siguiendo el ejemplo de Jesús.

“El reto es que tenemos que seguir teniendo presente a nuestro señor Jesucristo, una Iglesia que ayude, que vaya hacia las causas difíciles, los enfermos, a la gente pobre, pero la iglesia se ha estado estancando y se nos está olvidando la capacidad de servir”, finalizó el sacerdote Garza Zertuche.