Casa de retiro no es refugio de pederastas: Obispo de Saltillo

Raúl Vera López señaló que Casa Emaús es un centro de apoyo para sacerdotes en crisis. No serán recibidos quienes hayan cometidos delitos como el de la pederastia y tampoco se les denunciará.
La entrada a “Casa Emaús”, tiene como marco la Sierra de Artega y aguarda herméticamente la espera de sus primeros inquilinos.
“Casa Emaús”, tiene como marco la Sierra de Artega. (Francisco Rocha)

Saltillo, Coahuila

La Casa Emaús es un centro de apoyo para sacerdotes en crisis y no será refugio para pederastas o delincuentes, dijo el Obispo de Saltillo, Raúl Vera López. Acompañado del Presbítero Rodolfo Mora, responsable del proyecto, anunciaron que abrirá sus puertas dentro de un mes.

La Casa Emaús se ubica en el Ejido el Tunal, municipio de Arteaga y es una casa donde asistirán a sacerdotes no sólo de esa diócesis, sino de otras más, incluso del extranjero.

El Obispo de Saltillo, Fray Raúl Vera López, aclaró que no corresponde a la iglesia abrir un procedimiento legal y solo se actuará conforme al derecho canónico, en caso de que lleguen sacerdotes con este tipo de problemática.

Por ley no pueden ser encubridores, pero tampoco se les denunciará.

"Hemos tenido que hablar con energía sobre el tema que sataniza y criminaliza a cualquier sacerdote que requiere una atención, sería absurdo que la iglesia no atendiera a sus sacerdotes cuando ellos estén en una situación difícil".

Aclaró que por ley no pueden convertirse en encubridores, por lo que no serán recibidos quienes hayan cometidos delitos como el de la pederastia u otros de gravedad, aunque tampoco se les denunciará.

El centro se edificó en una superficie de 4 mil 300 metros cuadrados y es auspiciado por el patronato Cenáculo de Integración Emaús A.C.

Cuenta con estacionamiento, dos capillas, auditorio, sala de juntas, espacios comunes como sala, comedor y cocina, además de 15 habitaciones para recibir a los sacerdotes con problemas de adicción, alcoholismo, desviaciones sexuales, o dudas respecto a su fe.

El Presbítero Rodolfo Mora Becerra, director y fundador de este centro, expresó desconocer la inversión total, aunque señaló que hay un costo de recuperación para los sacerdotes que ingresen, mismo que será absorbido por cada Diócesis.

"Esta es una clínica de atención presbiteral en el que participa un grupo de especialistas que intervienen en el proceso del programa, que incluye a un equipo terapéutico, directores espirituales, personal de servicio y administrativo", puntualizó.

Mora Becerra dijo que el proyecto Emaus tiene seis años operando, aunque se trabajaba en casas particulares para apoyar a los presbíteros en dificultades, se ha brindado atención a 80 curas con crisis de diverso tipo aunque en su mayoría se trata de cansancio crónico.

Finalmente informó que el modelo es integral y requiere de dos semanas de diagnóstico antes de ingresar, lo más que pueden permanecer son cuatro meses en tratamiento.