Cardenal preside inicio de celebraciones de Jueves Santo

Renuevan promesas cerca de 500 sacerdotes de la Arquidiócesis de Guadalajara 
Los casi 500 sacerdotes extendieron su brazo derecho uniéndose en oración
Los casi 500 sacerdotes extendieron su brazo derecho uniéndose en oración (Maricarmen Rello)

Guadalajara

El cardenal de Guadalajara, Francisco Robles Ortega, presidió este día la misa crismal en que se bendicen los santos óleos y donde cerca de 500 sacerdotes de la Arquidiócesis tapatía renovaron su promesa sacerdotal.

"Fuimos ungidos, fuimos consagrados y somos permanentemente enviados", recordó el purpurado a los presbíteros durante su homilía.

Este día renuevan promesas los más de 1,200 sacerdotes de la Arquidiócesis, el resto en sus respectivos templos.

En el acto litúrgico el cardenal Robles entregó reconocimientos a los presbíteros que han cumplido 60, 50 y 25 años de servicio.

Posteriormente el también Arzobispo tapatío bendijo los óleos con incienso, crisma que se utilizará durante el año para ungir a los fieles en los sacramentos del bautizo, confirmación, ordenación sacerdotal o episcopal y unción de los enfermos.


Los casi 500 sacerdotes extendieron su brazo derecho uniéndose en oración en ese momento y también participaron de la concelebración eucarística.

La misa crismal es la última que se oficia previo a la conmemoración de la Pasión y Muerte de Jesús, hasta la celebración de la Resurrección.


Esta tarde tiene lugar el lavatorio de pies, rito en memoria del pasaje bíblico en que Jesús, en un acto de humildad, lavó los pies de los 12 apóstoles.